El cobre caía este viernes afectado por las tensiones en Oriente Medio pero la intervención del G7 para calmar el nerviosismo del mercado por el desastre del terremoto y la crisis nuclear de Japón impulsaba el apetito por el riesgo.

El cobre para entrega en tres meses en la Bolsa de Metales de Londres (LME), extendió las pérdidas después de que el banco central de China dijo que elevaría nuevamente los requisitos de reserva bancarios.

El metal se cotizaba a US$9.468 la tonelada a las 10:49 GMT desde el cierre del jueves a US$9.565.

"Hay un repunte del apetito por el riesgo pero está siendo limitado por lo que está pasando en Oriente Medio", dijo en Danske Bank el analista Christin Tuxen.

"(...) la idea de que un yen más débil serviría para mejorar la competitividad de las empresas japonesas favorece el optimismo del mercado, de que la industria japonesa se recuperará más pronto (...) esto es bastante positivo para los metales", agregó.

El aluminio se cotizaba a US$2.535 desde US$2.523 la tonelada, el plomo a US$2.683 desde US$2.651, el estaño a US$29.574 frente a US$29.375, el zinc a US$2.340 contra US$2.333 y el níquel a US$26.150 desde US$25.925.