El cobre caía este martes por tercera sesión consecutiva en medio de una mayor aversión al riesgo por el temor a un recorte de las calificaciones crediticias en Europa, mientras que Estados Unidos advirtió de los riesgos para su economía por la crisis de deuda de la zona euro.

En su reunión final de política monetaria del año, la Reserva Federal de Estados Unidos no dio indicios de nuevas medidas de estímulo para contrarrestar los efectos del empeoramiento de la crisis de deuda de Europa, pero dejó la puerta abierta para hacerlo el próximo año.

"En este esquema de cosas, la situación patas para arriba en Europa echa un manto negativo sobre todo el mundo", dijo Thomas Lam, economista con sede en Singapur de OSK-DMG.

El cobre a tres meses en la Bolsa de Metales de Londres bajaba un 1,21%, a US$7.5o8 la tonelada, a las 09:17 GMT.

Los precios cayeron a un mínimo de sesión de US$7.492,50, el nivel más débil desde el 30 de noviembre. El cobre de Londres ha caído un 22% en lo que va del año, después de subir en los últimos dos años.

Los precios del cobre también eran presionados por la noticia de que los trabajadores en huelga en la mina indonesia Grasberg volverían a sus labores el sábado, poniendo fin a una disputa de tres meses que ha paralizado la producción en el segundo mayor yacimiento de cobre del mundo.

El euro rondaba en torno a su menor nivel en 11 meses frente al dólar después de que la reunión de la Reserva Federal terminó sin sorpresas y de que la canciller alemana, Angela Merkel, rechazó cualquier sugerencia de elevar el límite del fondo de rescate europeo.