Londres.
El cobre caía este viernes, con los precios mostrando algunos signos de fatiga después de que esta semana subieron a máximos históricos, en medio de un aumento de las existencias que agregaban presión al metal rojo, aunque el panorama se mantiene positivo en el largo plazo.

El banco central de China dijo el viernes que elevará una vez más el requerimiento de reservas de las entidades financieras en 50 puntos, la segunda vez en el año y el octavo incremento oficial desde comienzos del año pasado.

El cobre para entrega en tres meses en la Bolsa de Metales de Londres (LME) estaba a US$9.763 la tonelada, a las 1043 GMT, frente al cierre del jueves de US$9.802.

El metal, usado en electricidad y construcción, tocó un récord de US$10.190 a inicios de esta semana.

"Es una indicación de que los chinos están haciendo cosas para frenar la economía y quitando un poco de calor a la economía, pero no es una gran sorpresa", dijo Arne Lohmann Rasmussen de Danske Bank.

"Pero en nuestra opinión el cobre se puede dar la vuelta, el panorama de crecimiento global sigue siendo bueno", añadió.

Los inventarios de cobre en los depósitos de la LME tocaron un máximo de seis meses, a 407.925 toneladas.

El zinc alcanzó un máximo de tres meses de US$2.555, antes de ceder a US$2.540 versus el cierre del jueves de US$2.514.

El aluminio estaba a US$2.538 desde US$2.513 la tonelada del cierre anterior.
El estaño cotizaba a US$31.600 contra US$31.650 la tonelada del jueves.