Londres. Los precios del cobre cerraron el 2014 con pérdidas de un 14%, su mayor declive anual en tres años, debido a las preocupaciones de que un superávit de suministros afectará al mercado el próximo año en momentos en que el crecimiento económico en China se desacelera.

* Las pérdidas del cobre fueron igualadas por el estaño y sólo fueron superadas por las del plomo- un mercado que registró un superávit en el año a septiembre- mientras que el níquel fue el metal de mejor desempeño gracias a una veda a las exportaciones de mineral en Indonesia.

* Ajustes de fin de año a las posiciones del mercado ayudaron al cobre a recuperarse de mínimos de cuatro años y medio de US$6.230 por tonelada esta semana, aunque el metal retomó su declive el miércoles, cerrando con mermas de 0,41% en la sesión, a US$6.299 por tonelada.

* Presionando al metal este año, se espera que el mercado global de cobre registre un superávit de casi 390.000 toneladas en el 2015, según un grupo de la industria. Esto vendría después de cinco años consecutivos de déficit.

* También existe preocupación sobre la demanda en China, que consume alrededor del 45% del cobre mundial.

* Datos el miércoles mostraron que la actividad del sector manufacturero de China se contrajo por primera vez en siete meses en diciembre, subrayando la urgencia detrás de una serie de sorpresivas medidas expansivas adoptadas por Pekín en los últimos dos meses.

* El crecimiento del Producto Interno Bruto de China se desaceleraría a un 7% el próximo año desde una estimación del 7,3% para el 2014, según un centro de estudios estatal.

* Entre otros metales, el plomo bajó 1,56%, a US$1.857,50 por tonelada, con pérdidas de 16 por ciento en el año.

* El níquel subió 0,50%, a US$15.150 por tonelada, sumando un 9% en el año y excediendo el avance del aluminio y el zinc, mercados que registrarían un déficit el próximo año.

* El aluminio subió 3% en el año, pero cerró con mermas de 0,22% en la sesión, a US$1.853 por tonelada.

* En tanto, el zinc ganó 6% en el año, pero bajó 0,37%, a US$2.178 por tonelada, mientras que el estaño perdió 14% en el año, aunque subió 0,15% en la sesión, a US$19.400 por tonelada.