El cobre subió estel martes luego de que un aumento mayor al esperado de los pedidos a las fábricas estadounidenses subrayó una recuperación de la economía más grande del mundo.

Sin embargo, una desaceleración de la actividad manufacturera en China limitó el avance del metal, que llegó a caer a mínimos de siete semanas en la sesión.

El cobre para entrega en tres meses en la Bolsa de Metales de Londres (LME) cerró a US$9.350 la tonelada, frente a los US$9.320 al cierre del jueves, antes de un fin de semana prolongado que terminó el lunes.

Más temprano, el metal rojo cayó a US$9.194,75 la tonelada.

"Hubo una reacción positiva", dijo el analista Andrey Kryuchenkov. "Pero al final del día, todos siguen atentos a China, y las cifras del (índice) PMI de China que (mostraron) una desaceleración de la actividad manufacturera en abril pesaron más", agregó.

Los pedidos a las fábricas estadounidenses crecieron más de lo esperado en marzo y anotaron su quinta alza mensual consecutiva, sugiriendo que el sector manufacturero sigue siendo uno de los pilares de la recuperación económica.

El crecimiento de las manufacturas en China, el mayor consumidor mundial de metales básicos, se desaceleró en abril, mostró un sondeo, lo que sugiere que los esfuerzos de ajuste monetario del Gobierno han pesado más de lo esperado sobre la segunda mayor economía del mundo.

El dólar repuntaba el martes de sus mínimos de tres años, ya que los inversionistas tomaban ganancias después de cuatro semanas de liquidación permanente, pero los operadores dijeron que el respiro sería breve dada la permanencia de las bajas tasas de interés en Estados Unidos.

El aluminio a tres meses escaló a su mayor nivel desde agosto del 2008, de US$2.797 por tonelada.

El estaño subió a US$32.300 desde los US$32.050 de la última sesión.

El zinc cayó a US$2.245 desde los US$2.247 al cierre del jueves.

El plomo trepó a US$2.509 desde los US$2.491 de la última rueda.

El níquel subió a US$27.325 desde los US$26.850 de la pasada jornada.