Nueva York. El cobre retrocedió de un máximo de cinco semanas el lunes, tras una racha de cuatro días de ganancias, debido al fortalecimiento del dólar y a que otro sismo en Japón puso nerviosos a algunos inversores.

Las pérdidas se aceleraron después de que Goldman Sachs recomendó a sus clientes en una nota cerrar las posiciones largas en el metal, que generaron un rendimiento de un 23% desde que el banco recomendara tomar esa apuesta en octubre del 2010

"Si uno de los más grandes jugadores no compra y se sale del mercado vamos a retroceder", dijo Frank Lesh, analista de Future Path Trading en Chicago.

En la Bolsa de Metales de Londres, el cobre para entrega en tres meses llegó a US$9.944,75 la tonelada, su mayor nivel desde el 4 de marzo, antes de cerrar con una pérdida de US$20, a US$9.855.

En Estados Unidos, el cobre para entrega en mayo cayó 4,15 centavos, para cerrar a US$4,46 por libra, cerca del mínimo del rango de la sesión de US$4,4555 a US$4,5330.

El dólar repuntaba el lunes tras sufrir fuertes pérdidas el viernes, en un respiro después de que en Estados Unidos se alcanzara un acuerdo en torno al presupuesto, aunque la preocupación del mercado sobre el límite de deuda podría limitar cualquier alza de la moneda.

"Todos los mercados subieron por la noche y después de conocerse datos alentadores de China", dijo Alex Heath, director de metales básicos de RBC Capital, al agregar que el reciente terremoto en Japón alentó algunas ventas.

Un fuerte sismo de magnitud 7,1 sacudió el lunes edificios en Tokio y un amplia sector del este de Japón, dejando sin energía eléctrica a 220.000 casas y provocando una interrupción en el bombeo de agua para enfriar a los tres reactores destruidos en Fukushima.

Dando impulso a los precios del cobre, las importaciones chinas del metal subieron 29,2%, a 304.299 toneladas en marzo desde las 235.469 toneladas del mes anterior.

El aluminio cerró en US$2.689 por tonelada, desde US$2.713 al cierre del viernes.

El plomo terminó en US$2.855 respecto de los US$2.850 por tonelada de la última sesión.
El estaño no se negoció al cierre de las operaciones, pero cotizó por última vez a US$33.290 por tonelada, frente a los US$33.050 de la pasada rueda.

El zinc concluyó en US$2.545 por tonelada, respecto de los US$2.532 del viernes. El níquel cerró en US$27.705 contra los US$27.600 de la última sesión.