Londres. Los precios del cobre tocaron máximos de seis semanas este lunes luego de que Estados Unidos y China acordaron una tregua comercial, pero datos manufactureros débiles reforzaron expectativas de desaceleración de la actividad económica y la demanda.

El cobre a tres meses en la Bolsa de Metales de Londres (LME) cerró con una baja de 0,6% a US$5.955 la tonelada luego de ascender a US$6.075, el nivel más alto desde el 20 de mayo.

"Tenemos un alto al fuego en la guerra comercial. Hay razones para ser optimistas sobre un impacto positivo en la manufactura global y la demanda de metales", dijo Jens Pederson, analista de Danske Bank . "Pero hemos tenido algunos datos bastante pesimistas, con PMI reducidos en casi en todas partes".

Estados Unidos y China acordaron el sábado reanudar las conversaciones comerciales luego de que el presidente Donald Trump ofreciera concesiones que no incluían nuevos aranceles y una reducción de las restricciones a Huawei. Sin embargo, no se estableció un plazo límite para un pacto.

La actividad de las fábricas chinas se contrajo más de lo esperado en junio, según un informe privado, apuntando a más tensiones en el sector manufacturero. La actividad manufacturera también se redujo en la mayoría de los países asiáticos y europeos el mes pasado.

El nivel de resistencia para un movimiento al alza del cobre es de US$6.080 a US$6.090, cerca del promedio móvil de 50 días.