Nueva York. La evidencia de una sostenida recuperación de la economía de Estados Unidos avivó las preocupaciones de una disponibilidad aún menor de cobre para el sector manufacturero mundial, lo que envió los contratos a futuro a un nuevo máximo récord este jueves.

El contrato del cobre para entrega en marzo, el más activo, se elevó en 5,1 centavos, o un 1,2%, a US$4,3625 la libra en la división Comex de la New York Mercantile Exchange. El contrato llegó a un máximo de sesión de US$4,3790 en las negociaciones electrónicas de la madrugada, con lo que continúa con un alza de seis meses.

Un sondeo de los gerentes de compra en el área de Chicago, considerado un indicador líder de la actividad nacional, superó las expectativas. El índice de la Asociación Nacional de Agentes Inmobiliarios de ventas de viviendas pendientes se elevó en noviembre a su mayor nivel en siete meses. Además, las solicitudes iniciales de beneficios por seguro de desempleo en Estados Unidos cayeron la semana pasada a su menor nivel en casi dos años y medio.

Las mayores preocupaciones sobre la oferta se producen por un problema en la tercera mayor mina de cobre del mundo. La mina chilena Doña Inés de Collahuasi, con una producción anual de cerca de 550.000 toneladas métricas de cobre, o casi un 3% de la producción mundial anual, suspendió sus contratos de venta el 20 de diciembre tras un fatal accidente en su puerto.

El cobre también recibió un impulso el jueves por la continua debilidad del dólar, lo que hace al cobre denominado en dólares más económico para compradores que usan otras monedas y a la vez eleva la demanda. Poco después del cierre del cobre, el dólar caía un 0,2% en el Índice del Dólar de la ICE Futures.

Los inventarios de cobre almacenados en bodegas de la Bolsa de Metales de Londres aumentaron el jueves en 5.050 toneladas métricas a 376.000. La última cifra de los inventarios de cobre de Comex del miércoles por la tarde muestra un descenso de 50 toneladas cortas a 64.609 toneladas cortas.