Nueva York. El cobre rebotó desde un mínimo de una semana para cerrar con ganancias el martes, debido a que el soporte técnico y el incremento en el precio de las acciones ayudaron al metal rojo a poner fin a tres días a la baja.

El aluminio, usado intensamente en energía, alcanzó un récord de dos años y medio porque la escalada de violencia en Oriente Medio alentó expectativas de un alza en los costos del metal.

El cobre de referencia en la Bolsa de Metales de Londres cerró con alza de US$55 a US$9.590 por tonelada, desde un mínimo semanal de US$9.429,50.

En la división de metales Comex, de la bolsa mercantil de Nueva York, el cobre no logró sostener sus ganancias y cedió 0,35 centavos, para terminar en US$4,3465 por libra.

Los precios del cobre han bajado alrededor de un 6% desde un récord a mediados de febrero de US$10.190 por tonelada en Londres y de US$4.6575 por libra en Nueva York, pues los crecientes inventarios y la escasez de demanda física, en especial de China, pusieron en duda los pronósticos del mercado de un déficit de producción en 2011.

La chilena Collahuasi, la tercera mayor mina de cobre del mundo, está más cerca de levantar la fuerza mayor de más de tres meses en sus envíos, ya que la reparación de un puerto accidentado estaría lista a fin de abril, dijo este martes el presidente ejecutivo de cobre de Anglo American.

El aluminio alcanzó su mayor nivel desde septiembre de 2008, apuntalado por el rápido crecimiento de la demanda y los altos costos de la energía.

El aluminio se negoció en US$2.648, comparado con US$2.615 en la sesión anterior.

Entre otros metales, el estaño no operó al cierre de las negociaciones, pero se transó por última vez en US$31.550, desde US$31.500 este lunes.

El zinc cerró en US$2.375, desde US$2.340 el lunes.

El plomo terminó en US$2.685, respecto a US$2.628 en la víspera.

El níquel operó en US$26.600, contra US$26.220 un día antes.