Londres. El cobre subía el miércoles a su récord, muy cerca del nivel de los US$10.000 por tonelada, ya que los inversores se apresuraban a comprar el metal ante las preocupaciones sobre la escasez del suministro y los déficit del mercado.

El cobre, al que algunos ven como un indicador adelantado del ciclo económico en general, ha ganado más de 60% desde junio de 2010, cuando los mercados se habían desplomado por los temores a un incumplimiento de pagos soberano en países de la zona euro como Grecia.

"El mercado del cobre está muy ajustado por el lado de la oferta mientras que la demanda repunta con fuerza, incluso más fuerte en momentos en que Estados Unidos se recupera y el resto del mundo cobra impulso", dijo el analista Robin Bhar de Credit Agricole.

"El mercado del cobre está muy ajustado por el lado de la oferta mientras que la demanda repunta con fuerza, incluso más fuerte en momentos en que Estados Unidos se recupera y el resto del mundo cobra impulso", dijo el analista Robin Bhar de Credit Agricole.

Factor China y empuje de EE.UU. El pujante crecimiento en China, el mayor consumidor de cobre, y la mejora de los datos económicos de Estados Unidos, mayor economía del mundo, han alentado el interés de los inversores en el cobre, clave para los sectores de energía y construcción.

El cobre referencial en la Bolsa de Metales de Londres (LME, por sus siglas en inglés) marcó un máximo histórico de US$9.988,25 la tonelada este miércoles, un alza desde US$9.945 el martes.

"Los fundamentos del mercado del cobre son fuertes, llegará a US$10.000 (...) es la confianza de los inversores lo que ha llevado los precios del cobre a donde están ahora", dijo Daniel Major, analista de RBS. "Habrá un déficit este año".

Sondeo apunta a déficit de producción. Un reciente sondeo de Reuters entre analistas mostró que las previsiones apuntan a un déficit de 444.000 toneladas este año.

Ese es un porcentaje menor del consumo mundial, estimado en unas 21 millones de toneladas en 2011, pero los analistas dicen que es el comienzo de una tendencia que podría durar varios años.