Londres. El cobre operaba este lunes estable después de registrar su mayor caída semanal en más de seis meses, debido a que el periodo previo a la Navidad aquietó los mercados y a que la incertidumbre por las negociaciones fiscales en Estados Unidos mantuvo los precios dentro de un rango estrecho.

Las negociaciones para evitar los US$600.000 millones en aumentos de impuestos y recortes de gastos que entrarían en vigor el uno de enero del próximo año se han prolongado, y algunos legisladores estadounidenses expresaron el domingo su preocupación de que el país se dirige a un "abismo fiscal".

Sin embargo, los activos de riesgo se mantenían mayormente estables en la última semana de operaciones del año, debido a que la mayoría de los inversionistas globales apuestan a que Washington llegará a un acuerdo para evitar que la la principal economía del mundo caiga en una nueva recesión.

El cobre a tres meses en la Bolsa de Metales de Londres caía 0,08% a US$7.825 la tonelada a las 11:36 GMT, tras haber perdido casi un 3% la semana pasada, en su mayor caída semanal desde principios de junio.

"La mayoría de la gente espera que se alcanzará un acuerdo", dijo la analista de Macquarie Duncan Hobbs.