Londres. El cobre operaba este lunes con pocos cambios debido a que un intento por superar las diferencias sobre el presupuesto en Estados Unidos reanimó el apetito de riesgo, aunque esto fue contrarrestado por una demanda física de China aún débil.

El cobre a tres meses en la Bolsa de Metales de Londres bajaba un 0,08% a US$8.054,50 la tonelada a las 10:20 GMT. El metal alcanzó un máximo de una semana de US$8.130 la tonelada en la sesión anterior.

Los líderes republicanos en el Congreso estadounidense dijeron el viernes que estaban listos para permitir al gobierno pedir prestado suficiente dinero para mantenerse totalmente operativo por los próximos tres meses.

En respuesta, las acciones europeas se acercaban este lunes a máximos en dos años, aunque los inversores eran más cautos en impulsar los precios del cobre debido a que la compra de cargamentos en China permanece débil.

Datos publicados previamente mostraron que las importaciones de cobre refinado de China, que consume un 40% del suministro mundial del metal, cayeron un 4,7% en diciembre frente a noviembre, aunque subieron un 20% para todo el 2012.

Los operadores esperan ver el comportamiento del mercado tras las festividades por el Año Nuevo en China que comienzan el 11 de febrero y que tendrá prácticamente fuera al mayor consumidor del metal por una semana.

Los mercados estadounidenses permanecerán cerrados el lunes debido al día de Martin Luther King, lo que reducirá las operaciones.