Londres. El cobre operaba estable este miércoles, tras las fuertes pérdidas de la sesión anterior que lo llevaron a su menor nivel en tres semanas, gracias a un rebote del euro frente al dólar, aunque seguían pesando las dudas sobre la demanda de China, el mayor consumidor global del metal.

El cobre para entrega en tres meses en la Bolsa de Metales de Londres (LME, por sus siglas en inglés) subía levemente un 0,14%, a US$8.300,75 por tonelada, a las 11:00 GMT, tras caer un 2,5%en la última sesión.

Luego de beneficiarse la semana pasada de una inyección de liquidez del Banco Central Europeo en los mercados, la ola vendedora de este martes muestra que los inversores están más preocupados sobre el panorama del metal, ante una desaceleración de China y una recesión en Europa.

"Parece que la euforia (...) se está disipando", dijo el jefe de investigaciones sobre materias primas de Natixis, Nic Brown.

"La realidad de un menor crecimiento en los países BRIC y las amenazas de la situación en Europa y Grecia y otros problemas fiscales están empezando a pesar en el mercado", agregó.

Un rebote del euro apoyaba a los metales, dado que el debilitamiento del dólar hace que las materias primas denominadas en esa moneda sean más baratas para los tenedores de otras divisas.

Sin embargo, el mercado de monedas operaba con cautela, en medio de las dudas sobre si Grecia recibirá el apoyo suficiente para su reestructuración de deuda.

Los analistas dijeron que existían más presiones bajistas para el cobre debido a la pobre demanda de China y una oferta abundante.