El cobre retrocedía este lunes pues el desastre por el sismo en Japón y las tensiones en Oriente Medio reducían la confianza de los inversores y por momentos causaron ventas intensas.

Sin embargo, el metal conseguía algún apoyo en las expectativas de una mayor demanda a largo plazo por la reconstrucción de la infraestructura, como caminos y vías de ferrocarril.

El cobre referencial en la Bolsa de Metales de Londres (LME, por sus siglas en inglés) se cotizaba a US$9.171 la tonelada a las 10:01 GMT desde 9.190 al cierre de este viernes, cuando el metal llegó incluso al mínimo en tres meses de US$8.992.

Los mercados de acciones de Japón se han desplomado y las compañías enfrentan graves alteraciones en sus operaciones luego de que el terremoto y el tsunami destruyeron la infraestructura vital y dañaron la capacidad productiva.

El cobre "toma dirección en gran medida de los eventos de Oriente Medio, el precio del petróleo y también lo que ha estado pasando en Japón", dijo Gayle Berry, analista de Barclays Capital.

"Está bajando el (interés por los activos de) riesgo. Mucha gente (operadores) simplemente no está participando o reduciendo su exposición al riesgo", agregó.

En Oriente Medio la atención se centraba en Libia, donde las fuerzas de seguridad han lanzado una ola de "arrestos arbitrarios y desapariciones forzadas" en la capital para aplastar las protestas, dijo el domingo Human Rights Watch.

El aluminio a tres meses operaba a US$2.517 la tonelada desde US$2.545 el viernes, el zinc a US$2.294 frente a US$2.276, el plomo a US$2.440 contra US$2.425, el estaño a US$29.450 desde US$29.500 y el níquel a US$25.585 contra US$26.095.