Londres. El cobre bajaba levemente este viernes y se dirigía a su peor semana desde principios de julio, ya que una serie de huelgas, entre ellas una en la mina más grande del mundo, parecían en su mayoría resueltas, pero una caída del dólar brindaba cierto apoyo al metal.

El referencial del cobre bajaba un 0,92% a US$5.883 por tonelada a las 1200 GMT y se encaminaba a una caída de casi del 5% en la semana. El metal utilizado en los sectores de la energía y la construcción ha descendido en cinco de las últimas seis sesiones.

Las primeras asambleas de trabajadores de Escondida en Chile mostraron un respaldo a la propuesta contractual acordada entre representantes del sindicato y la minera, dijo un dirigente a Reuters, en un indicio de que la oferta será aceptada en el mayor yacimiento de cobre del mundo.

En tanto, el principal sindicato de la mina chilena Caserones aceptó una oferta contractual mejorada de la cuprífera, lo que permitió desactivar una amenaza de huelga legal, dijo un comunicado interno de los trabajadores al que accedió Reuters el viernes.

"Estas negociaciones exitosas ciertamente no han ayudado al mercado del cobre, en un momento en que las preocupaciones macro más amplias afectan mucho el metal", dijeron analistas del banco ING.

China y Estados Unidos sostendrán conversaciones comerciales este mes, dijeron el jueves ambos gobiernos, ofreciendo esperanzas de que las dos mayores economías del mundo puedan resolver una creciente disputa arancelaria.

El cobre ha caído un 18% en lo que va del año en parte por los temores de que un enfrentamiento comercial entre Estados Unidos y China erosione la demanda, especialmente de parte del país asiático, el mayor consumidor mundial del metal.

El dólar, moneda en que cotiza el cobre y otras materias primas, se debilitó frente a una canasta de sus pares el viernes, pero aún se mantenía cerca de máximos de 13 meses y medio.