El cobre operaba con pocos cambios el jueves, entre el menor apetito por el riesgo y los temores de inflación debido a los disturbios en Oriente Medio y el norte de Africa, y una serie de datos positivos que señalaban una mejora de la economía.

El cobre para entrega en tres meses en la Bolsa de Metales de Londres estaba a US$9.910 la tonelada a las 11:57 GMT, desde US$9.889 al cierre del miércoles.

"Hay una preocupación muy real de cuánto tiempo durarán los problemas en el norte de Africa", dijo David Wilson, analista de Societe General.
"Aún hay cautela por los precios del petróleo y la inflación", agregó.

Las preocupaciones sobre la inflación han crecido debido a que los precios del petróleo escalaron a su mayor nivel en 2 años y medio por las tensiones políticas en países productores de crudo, que también han erosionado el sentimiento de riesgo.

Mejorando la perspectiva, sondeos mostraron que la actividad del sector privado de Europa subió a su mayor ritmo en casi cinco años en febrero.

Otros datos mostraron el martes que la actividad manufacturera de Estados Unidos creció en febrero a su ritmo más rápido en casi siete años.

El aluminio estaba a US$2.604 desde US$2.603 la tonelada del cierre anterior.

El zinc cotizaba a US$2.514 contra US$2.480 la tonelada del miércoles.

El plomo se negociaba a US$2.591 desde US$2.564 la tonelada de la sesión previa.

El estaño estaba a US$31.625 versus US$31.600 la tonelada del cierre del miércoles.

El níquel operaba a US$28.910 contra US$28.600 la tonelada de la jornada anterior.