El cobre se mantenía firme el viernes, luego de que datos de empleos mejores a lo esperado en Estados Unidos aseguraron a inversores de que la recuperación económica estaba intacta, aunque los fuertes precios del crudo avivaron temores de que la inflación afectará el crecimiento.

El cobre para entrega en tres meses en la Bolsa de Metales de Londres cotizaba en US$9.957 por tonelada a las 14:15 GMT, por encima de 9.910 al cierre del jueves.

"Las cifras que tuvimos hoy superaron las expectativas. La tasa de desempleo fue un poco menor. Continúa la tendencia a la baja, lo que sugiere que las cosas están mejorando", dijo el analista, Nic Brown, de Natixis.

La economía estadounidense creó 192.000 empleos en febrero, levemente por encima de las expectativas de 185.000 puestos de trabajo.

Las cifras de empleos se suman a la reciente publicación de datos positivos en la mayor economía del mundo, incluyendo informes de solicitudes de subsidio por desempleo y el sector de servicios estadounidense.

En la víspera, el presidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet, dijo que la entidad bancaria elevaría el próximo mes sus tasas de interés, más pronto de lo que esperaban los mercados.

Limitando las ganancias del metal rojo estaba el alza del dólar contra el euro.

El aluminio operaba a US$2.620,25, desde US$2.611 este jueves.

El zinc se negociaba a US$2.505 por tonelada, respecto a US$2.512 al cierre de la víspera.

El plomo se transaba en US$2.648 por tonelada desde el cierre de US$2.619 de la sesión anterior.

El estaño cotizaba en US$32.025, frente a US$31.650 en la jornada previa.

El níquel estaba a US$28.950, comparado con US$28.860 por tonelada el día anterior.