Londres. El cobre operaba sin grandes cambios el miércoles después de subir más temprano al máximo en una semana, pues un declive de los inventarios contrarrestaba las preocupaciones sobre una desaceleración de la demanda en China.

A las 09:55 GMT, el cobre para entrega en tres meses CMCU3 en la Bolsa de Metales de Londres (LME, por sus siglas en inglés) se negociaba a US$7.390 la tonelada, un alza desde US$7.382 al cierre del martes. Más temprano el cobre había llegado a un máximo en una semana de US$7.409.

"Los precios están muy planos, pero son fantásticos", dijo Max Layton, director asociado de Macquarie.

"El cobre está al doble del costo de producción. Seguirá habiendo caídas de inventarios y continuarán las sorpresas" para el mercado, agregó.

La creciente tendencia a la disminución de las existencias en la LME ha favorecido a la percepción general del mercado en semanas recientes.

Los últimos datos de la LME mostraron que los inventarios de cobre bajaron 1.725 toneladas el martes a 403.300 toneladas, comparado con el máximo en seis años y medio de 555.075 visto a mediados de febrero.

El aluminio CMAL3 se negociaba a US$2.135 contra 2.141, el estaño CMSN3 a 21.300 dólares frente a 21.350, el zinc CMZN3 a 2.138 contra 2.123, el níquel CMNI3 a 22.080 contra 21.950 y el plomo CMPB3 a 2.153,25 desde 2.130 dólares el martes.