Londres. El cobre subió este miércoles desde un mínimo de dos años de la sesión previa, respaldado por la debilidad del dólar, un alza en los mercados bursátiles y operaciones de arbitraje después de que los precios en Londres cotizaron por debajo de los de China.

El cobre referencial en la Bolsa d Metales de Londres (LME) cerró con un alza de un 2,5% a US$5.748 la tonelada, tras tocar este martes los US$5.518, su menor nivel desde mayo de 2017.

La baja de este martes se produjo tras una inesperada contracción de la actividad manufacturera en Estados Unidos, el último de una serie de pobres datos a nivel global a medida que la guerra comercial entre Estados Unidos y China debilita a la economía.

El cobre, que se usa en electricidad y construcción, se ha hundido más de un 20% desde un máximo de junio del año pasado.

El analista de Commerzbank Daniel Briesemann dijo que los débiles datos económicos lo llevaron a reducir sus proyecciones para el precio del cobre a finales de año a US$6.000 desde los US$6.500.

Analistas dijeron también que los precios en la LME fueron respaldados por inversores que encontraron rentable comprar el contrato de cobre en Londres y vender al mismo tiempo los contratos del metal en Shanghái.

Mientras, el níquel cerró estable a US$17.980 la tonelada, a la vista del máximo de 5 años de US$18.850 alcanzado el lunes, después de que Indonesia aceleró una prohibición de exportar el mineral.

El aluminio ganó un 1,3% a US$1.775 la tonelada, el zinc subió un 4,8% a US$2.310 y el plomo avanzó un 3% a US$2.050.