Nueva York. Los futuros del cobre registraban leves alzas este martes, impulsados por las positivas lecturas sobre la actividad industrial en Estados Unidos y Europa, y los menores inventarios globales.

El contrato más activo del cobre, para entrega en marzo, ascendía hace unos momentos 2,4 centavos, o un 0,5%, a US$4,4360 la libra en la división Comex de la New York Mercantile Exchange.

Los futuros avanzaron un 3% la semana pasada, gracias a que los sólidos datos de producción industrial de Estados Unidos y Europa aumentaron las expectativas de la demanda por el metal.

La actividad manufacturera en el distrito del Banco de la Reserva Federal de Nueva York arrancó el año con un impulso, al volver a expandirse y mostrar una mejora en los niveles de empleo, informó el martes el banco.

El índice general del banco sobre las condiciones de las empresas ascendió a 11,92 en enero, frente a la lectura de 9,89 en diciembre. Los economistas esperaban, en promedio, que el índice de enero se situara en 12,0. El índice confirma que el sector fabril continúa encabezando la recuperación económica estadounidense.

Algunos analistas proyectan un déficit en el mercado mundial de cobre en 2011, al tiempo que la creciente demanda de los mercados emergentes y las sostenidas recuperaciones económicas en Estados Unidos y Europa superan el aumento de las existencias. Los inventarios de cobre almacenados en bodegas de la Bolsa de Metales de Londres disminuyeron el martes en 1.075 toneladas métricas a 377.925.

El cobre también se veía impulsado el martes por la debilidad del dólar, que abarata los futuros para los inversionistas que utilizan otras divisas. El euro subió hasta los US$1,346 frente al dólar temprano el martes gracias al optimismo respecto de la capacidad de la eurozona de manejar su crisis de deuda.