El cobre subió este martes ante una ola de compras luego de que los precios alcanzaron mínimos de dos semanas, pero la crisis libia reforzaba las preocupaciones por los altos precios del crudo y su efecto en la recuperación económica global.

El cobre para entrega en tres meses en la Bolsa de Metales de Londres (LME) terminó en US$9.530 la tonelada, desde el cierre del lunes a US$9.499. Más temprano, el metal cayó los 9.346,25 dólares la tonelada, su menor nivel desde el 24 de febrero.

En la división de metales COMEX de la Bolsa Mercantil de Nueva York, el cobre para entrega en mayo subió 1,15 centavos, para cerrar en US$4.3385 por libra, tras cotizar entre US$4.2540 y US$4.3585.

"Estamos empezando a atraer el interés de los consumidores", dijo Alex Heath de RBC Capital sobre el cobre. "El mercado está aún con tendencia al alza", agregó.

El metal usado en electricidad y construcción cayó un 4 por ciento el lunes, su mayor caída diaria desde mediados de noviembre.

El cobre en la LME repuntó casi 30 por ciento a partir de mediados de noviembre hasta el récord de 10.190 dólares visto el 15 de febrero. Ese avance había sido considerando como muy rápido y demasiado fuerte, lo que había disminuido el interés comprador.

El crudo Brent caía hacia los 113 dólares por barril, pero aún estaba cerca de su máximo en dos años y medio, en medio de los disturbios en Oriente Medio y el norte de Africa que ejercían tensión sobre los mercados financieros y de mate

El estaño, el zinc y el níquel llegaron a descender a los mínimos desde fines de enero.

"Lo que está dominando son los acontecimientos en Oriente Medio, los precios del petróleo, las preocupaciones sobre el crecimiento económico global", dijo Gayle Berry, analista de Barclays Capital.

Berry agregó que las pérdidas en los precios del cobre podrían atraer a los compradores chinos al mercado después de una reciente escasez de demanda desde el mayor consumidor mundial de metales.

El zinc terminó a US$2.596 desde US$2.370 al cierre de este lunes, tras haber caído más temprano a US$2.328, su menor nivel desde fines de enero.

El estaño cayó a US$29.600, su menor nivel también desde fines de enero. Luego cerró a US$30.600 desde US$30.700 del lunes.

El níquel cotizó en US$26.900 desde los US$27.475 la tonelada, tras haber caído más temprano a 26.215 dólares.