El cobre subió este lunes a su mayor nivel en casi una semana, ante buenos datos económicos en Estados Unidos, la debilidad del dólar y el retroceso del petróleo, que había despuntado la semana pasada alimentando preocupaciones sobre la recuperación económica.

El mercado no tuvo mayor impacto por un fuerte sismo en el mayor productor mundial de cobre, Chile, aunque sus minas no sufrieron daños.

El cobre para entrega en tres meses en la Bolsa de Metales de Londres cerró en US$9.885  por tonelada, desde US$9.750 del cierre de este viernes, cuando subió casi 3%. El metal alcanzó un máximo de sesión de US$9.885, su mayor nivel desde el 22 de febrero.

En la división de metales Comex de la Bolsa Mercantil de Nueva York, el cobre para entrega en mayo cerró con ganancias de 4,15 centavos, a US$4.4965 por libra, cerca al rango superior de 4.4255 y US$4.5065.

Dando soporte al mercado, datos mostraron que el ingreso personal de los estadounidenses aumentó un 1,0% el mes pasado, el mayor incremento desde mayo del 2009.

Además, la sede en Chicago del Instituto de Gerencia y Abastecimiento dijo que su índice sobre la actividad empresarial de la región subió en febrero a 71,2 desde 68,8 en enero, tocando su nivel más alto desde julio de 1988.

"Las cosas indudablemente están mucho mejor que en muchos otros sectores de la economía estadounidense", dijo Charles Kernot, analista de Evolution Securities.

Otros datos fueron menos optimistas. Los contratos de ventas pendientes de casas usadas en Estados Unidos bajaron más de lo esperado en enero.

En tanto, el dólar tocó un mínimo de tres meses y medio contra una cesta de otras monedas.
El estaño cerró en US$32.320 por tonelada, desde US$32.050 de la víspera.

El zinc operó en US$2.520 desde US$2.491.
El plomo se negoció en US$2.562 por tonelada, frente a US$2.515 de la jornada previa.

El níquel cotizó en US$28.990 por tonelada, desde US$28.150 del día anterior.

El aluminio terminó en US$2.600 por tonelada, respecto a US$2.565 de la sesión pasada.