El cobre subía este viernes por un debilitamiento del dólar y la firmeza de datos económicos de Estados Unidos, aunque las ganancias parecían vulnerables a la crisis de deuda en Europa y su impacto en la demanda de metales sigue siendo una gran preocupación.

Los metales industriales han caído este año debido a que los problemas en Europa descarrilaron el crecimiento económico, restringieron los préstamos de los bancos para el comercio de materias primas y amenazan con frenar la demanda exportadora de los países emergentes.

El cobre a tres meses en la Bolsa de Metales de Londres subía un 1,6%, a US$7.330 la tonelada, a las 10:26 GMT, con lo que recortaba sus pérdidas de la semana a un 6,1%.

El cobre sigue encaminado hacia su mayor pérdida semanal desde fines de septiembre y la primera caída anual en tres años.

"En el entorno actual, diríamos que todavía es demasiado pronto para comprar metales industriales", dijo Credit Suisse en una nota. "Sin embargo, los datos económicos de ayer (jueves) dieron una pista de que la suerte podría ser más positiva para los metales industriales en el 2012," agregó.

La sorprendente capacidad de recuperación de la economía de Estados Unidos apoyaban el apetito de los inversores por activos de riesgo en fin de año, aunque las operaciones son cada vez menores de cara a la temporada de fin de año.

Los pedidos de subsidios por desempleo de Estados Unidos cayeron el jueves a su menor nivel en tres años y medio, y un sondeo mostró que la actividad fabril de Nueva York se aceleró este mes.

Los países de la zona euro enfrentan el riesgo de recortes en las calificaciones crediticias después de que una cumbre clave de la Unión Europea la semana pasada ofreció pocas soluciones a la crisis de deuda del bloque.

El jefe del Banco Central Europeo dijo que los gobiernos de la zona euro están en el camino correcto para restaurar la confianza del mercado, pero les recordó que su programa de emergencia para comprar bonos "no era ni eterno ni infinito".