El cobre y otros metales industriales subían este lunes por esperanzas de que China anuncie nuevos estímulos, mientras que el níquel trepaba por encima de los US$10.000 la tonelada por preocupaciones persistentes sobre medidas en el sector minero de Filipinas.

El cobre en la Bolsa de Metales de Londres subía un 1,4%, a US$4.777 por tonelada. El metal rojo ha tenido un peor desempeño que el zinc, el níquel y el estaño en las últimas semanas, pero ha comenzado a consolidarse, con un piso a corto plazo cerca de los US$4.680 por tonelada.

El níquel tocó los US$10.180 por tonelada, dentro del alcance del máximo de US$10.410 por tonelada registrado el 4 de julio. El ingrediente para la elaboración de acero inoxidable ha trepado un 30% desde mínimos en 13 años que alcanzó a mediados de febrero.

En China, el mayor consumidor de metales del mundo, las acciones subieron después de que datos de una inflación contenida publicados el fin de semana elevaron las expectativas de que Pekín anuncie más estímulos este año.

El cobre también era impulsado por el reporte de nóminas no agrícolas de Estados Unidos divulgado el viernes, que mostró que la mayor economía del mundo creó 287.000 empleos el mes pasado, mucho más de lo previsto.

En Filipinas, el mayor proveedor de mineral de níquel a China, seguían las fuertes medidas sobre la minería, lo que elevó el precio un 8 por ciento en dos días a principios de mes.

La nación del sudeste asiático ordenó la suspensión de las operaciones en dos minas de mineral de níquel por violaciones al medio ambiente y detuvo la emisión de permisos de exploración minera.