Coca Cola-Femsa aseguró que aunque "se han tenido avances en las reuniones", la huelga de los trabajadores en las planta de Valencia se mantiene y que los trabajadores están haciendo exigencias "sin base y sin posibilidad alguna de que se cumplan".

El sindicato pide un "incremento salarial superior al 150%, lo cual ratificamos una vez más no es posible para esta empresa", señaló la empresa en un comunicado.

"Lamentamos la posición de la directiva sindical y de su asesor de no solo no tener disposición y no traer a la mesa alternativas salariales que permitan un encuentro entre las partes, posponiendo las sesiones de negociación para la próxima semana", señalaron sobre las negociaciones que llevaron a una huelga que ha paralizado el embotellamiento y distribución de refrescos y otras bebidas en varias regiones del país.

Cola Cola-Femsa dijo que seguirán trabajando con el Ministerio de Trabajo "buscando fórmulas para negociar y plantear alternativas que permitan a nuestros trabajadores obtener justas y merecidas retribuciones y a la vez continuar la distribución de sus productos.