Nueva York. La agresiva campaña de marketing durante la Copa del Mundo de fútbol dio a la bebida emblemática de Coca-Cola un impulso en el segundo trimestre, aumentando las ventas en mercados desde Estados Unidos hasta Brasil e incrementado su ganancia un 16%.

En Norteamérica, donde las ventas de bebidas han sido volátiles en los últimos años, la compañía registró un alza del 2% en el volumen.

Los resultados de Coca-Cola superaron las expectativas y, en las negociaciones previas a la apertura del mercado, las acciones subían un 1,4% a US$54.

El volumen mundial aumentó un 5%, por sobre la meta a largo plazo de la compañía.

Coca-Cola registró una ganancia de US$2.370 millones, o US$1,02 por acción, superior a los US$2.040 millones, o US$0,88 por acción, de un año antes. Ambos períodos registraron US$0,04 por acción en costos de reestructuración y otros cargos.

Los ingresos crecieron un 5% a US$8.670 millones, mientras que el margen bruto aumentó del 64,8% al 65,9%.

Según una encuesta de Thomson Reuters, los analistas esperaban, en promedio, que la firma anunciara una ganancia trimestral -excluidos cargos- de US$1,03 por acción e ingresos de US$8.700 millones. En general, las estimaciones de los analistas excluyen las partidas extraordinarias.