Alarma y caos vial ha provocado este día el hundimiento de un tramo de la carretera Cancún-Playa del Carmen en sus cuatro carriles, donde ya se encuentran elementos del Ejército, de las policías Federal, Estatal, Municipal, así como elementos de Protección Civil y de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) trabajando en conjunto para tratar de restablecer el paso.

El colapso sucedió en el Kilómetro 307, zona de cavernas, en un punto donde se encuentra un cenote, lo que complica aún más el trabajo de los operadores de la maquinaria. La dimensión del derrumbe es de aproximadamente de 12 metros de ancho por 2,5 metros de profundidad.

Al momento se observa una fila de automóviles de por lo menos 5 kilómetros, por lo que las autoridades han exhortado a la ciudadanía a no ir a Cancún o a Playa del Carmen si el asunto no es estrictamente necesario.

Dada la importancia de esta vía para el sector turístico, el vocero de ASUR, Eduardo Rivadeneyra, confirmó que los representantes de las aerolíneas están al tanto de la situación y se espera que sean flexibles con los pasajeros que no han podido llegar y que los envíen en vuelos posteriores.

“No van a demorar sus vuelos, es muy difícil pensar en demorar un vuelo que tiene que llegar puntual a otra parte, pero sí van a colocar a los pasajeros en vuelos posteriores y también hay muchas que tienen alianzas con otras aerolíneas y se van a apoyar entre ellas”, expresó.

Por su parte, el delegado de la SCT, Francisco Elizondo, confirmó que ICA accedió a abrir sin costo la autopista Playa del Carmen-Nuevo Xcán-Cancún para apoyar en esta contingencia.