Iquique.  La gigante mina Collahuasi en Chile está cerca de un acuerdo con sindicalistas para terminar la huelga de más de un mes en el tercer depósito de cobre mundial que disminuyó la producción y fortaleció los precios internacionales, dijeron fuentes cercanas al diálogo salarial.

Los líderes del sindicato continuarán este lunes las conversaciones con la compañía en la ciudad norteña de Iquique, cuando la huelga, la paralización más larga registrada en una mina privada en Chile, entra en su día 32.

Collahuasi, controlada por Xstrata y Anglo American, produce 3,3% de la extracción global de cobre global, o 535.000 toneladas al año.

"Nos acercamos al final", dijo a Reuters una fuente cercana al diálogo. "Debería terminar en un par de días más (miércoles 8 de diciembre)", añadió.

La portavoz de la minera Bernardita Fernández dijo este lunes que ambas partes están dispuestas a continuar los diálogos que buscan finalizar la huelga.

"La compañía espera llegar a un acuerdo que sea satisfactorio para ambas partes", precisó.

La interrupción es ahora más prolongada que la huelga del 2006 en Escondida, la mina de cobre más grande del mundo, también en Chile.

Operadores dicen que la mina probablemente sufrió pérdidas mínimas de unos pocos miles de toneladas, una pequeña fracción de la producción anual.

Collahuasi, controlada por Xstrata y Anglo American, produce un 3,3% de la extracción global de cobre global, o 535.000 toneladas al año.

La huelga es considerada como una de las más difíciles que enfrenta una minera extranjera en Chile, donde las medidas sindicales generalmente son de corta duración. Los precios en alza del cobre animaron a los trabajadores a demandar por una mejor parte en las ganancias.

Los precios del cobre subieron cuando los trabajadores iniciaron la huelga hace un mes, pero desde entonces no mostraron susceptibilidad ante la huelga, en parte porque la empresa mantuvo el flujo del suministro y porque otros factores como la crisis de la deuda en la eurozona han prevalecido.

Durante semanas, Collahuasi reiteró que las operaciones eran normales según un plan de contingencia, y suministró cobre a compradores en Asia y Europa.

La empresa dijo previamente que al menos 220 empleados a tiempo completo o un 14% de los miembros del sindicato abandonaron la huelga y volvieron a sus puestos. La empresa también contrató cientos de trabajadores temporarios y unos 100 nuevos empleados permanentes.