Caracas y Bogotá acordaron este viernes elevar en  50% el suministro de gas natural a Venezuela para llegar a 300 millones de pies cúbicos diarios (mmpcd) en septiembre, dijo el ministro de Energía de Colombia.

Venezuela importa gas colombiano para paliar el déficit que presenta su mercado doméstico -pese a las ingentes reservas de este hidrocarburo que tiene- y así alimentar las plantas eléctricas del occidente del país.

"El suministro de gas colombiano a Venezuela se va a incrementar, así como el suministro de combustible venezolano a Colombia", comentó Mauricio Cárdenas, ministro colombiano de Minas y Energía, en el marco del III Encuentro Energético Sudamericano, una instancia asociada a Unasur.

Colombia está suministrando unos 200 mmpcd de gas a Venezuela en la actualidad y planea pasar a 250 mmpcd en junio.

Los ministros de Venezuela y Colombia también acordaron crear un nuevo cupo para exportar combustible venezolano al departamento colombiano de Arauca de 1,8 millones de galones al mes.

Cárdenas añadió que las petroleras estatales de ambas naciones acordaron reunirse nuevamente en Caracas y las eléctricas en Colombia en los próximos meses para continuar discutiendo proyectos de integración.

Dijo que empresas chinas y el gobierno de Pekín manifestaron su voluntad de participar en un viejo proyecto de oleoducto entre Venezuela y Colombia que está siendo retomado con una inversión estimada de unos US$8.000 millones para darle salida al Pacífico a los crudos de ambas naciones.

"El proyecto está en ingeniería conceptual para identificar costos y rutas", explicó.

Rafael Ramírez, ministro venezolano de Energía, dijo por su parte que la tubería, que ahorraría cientos de millones de dólares en fletes a Asia, tendrá una capacidad de transporte de 500.000 barriles diarios.

"Se trabaja con China y sus empresas nacionales en busca de un socio", agregó.

Tras una gira por Asia, el gobierno colombiano anunció este mes que la estatal China National Petroleum Corporation (CNPC), que tiene amplia presencia en Venezuela, está interesada en entrar al país vecino para explorar y producir petróleo.

Mientras negocia su entrada a Colombia, una filial de CNPC, Petrochina, está en conversaciones con la firma estadounidense de refinación Valero para adquirir su refinería en Aruba, un punto logístico estratégico para la exportación y refinación de petróleo venezolano con destino al mercado asiático.

Ramírez dijo a Reuters que por ahora PDVSA no está negociando un contrato de suministro de crudo con Petrochina, pues la venta de la refinería aún no ha sido acordada del todo, pero existe potencial para despachar crudo de 16 grados API a esa planta, así como gas proveniente del Golfo de Venezuela.

CNPC y PDVSA extraen unos 100.000 barriles por día (bpd) de crudo pesado en la Faja del Orinoco en el proyecto Petrosinovensa y lo mezclan con crudos más livianos para exportarlo. Ambas empresas prevén llevar la producción en esa área hasta un millón de bpd.