No es de sorprender que la tensión que hay en torno al sector de hidrocarburos en Colombia, por los problemas de las reducciones de la producción en el mundo, por la incertidumbre por la caída del precio internacional del petróleo y por la eventual autosuficiencia energética de Estados Unidos, haya permeado al sector del comercio exterior, ya que según el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE), en agosto el 25% de las exportaciones locales se dirigieron a EE.UU., y de ese porcentaje alrededor del 70% fueron productos de combustibles y de industrias extractivas.

Sin embargo, las cifras del DANE también muestran una oportunidad para Colombia, pues las exportaciones a países diferentes de los principales socios comerciales (EE.UU., Venezuela, Alemania, Ecuador, Bélgica, Perú, México y Japón) han crecido alrededor de 40% entre 2010 y 2014, lo cual muestra una clara diversificación, y considerando que los productos y los destinos convencionales en el último año no han generado el rendimiento esperado, resulta saludable considerar nuevas sedes para los artículos locales.

Camilo Pérez, analista del Banco de Bogotá, explica que “la intensificación de la extracción del petróleo esquisto ha llevado a Estados Unidos a reducir la demanda del crudo colombiano. De manera que es natural que el país haya aumentado los envíos de hidrocarburos a otras naciones, como China e India”.

Es una postura consistente con las cifras del DANE, pues establecen que en lo que lleva de 2014 las exportaciones a India, China y Panamá han aumentado 20, 46 y 17%, respectivamente.

Además de estos volúmenes, la participación de los combustibles en los envíos totales a estos países es de 93, 84 y 66%, para cada uno.

Es claro que el país está cambiando a sus socios comerciales, con lo que espera compensar la pérdida por la reducción de la demanda de Estados Unidos. No obstante, el informe de octubre de la Cepal indica que las exportaciones colombianas mostrarán una reducción de 1,8% en 2014, por eso todavía no es claro que los nuevos destinos compensen las pérdidas.

También hay que considerar que las nuevas técnicas de extracción de hidrocarburos han llevado a Estados Unidos al borde de la autosuficiencia energética, lo que ha resultado en una migración del carbón hacia el gas esquisto. Esto se corrobora con las cifras de Anif, pues indican que la participación del primero entre el total de fuentes energéticas pasó de 23 a 19% de 2005 a 2014, mientras que el derivado petrolero mostró un crecimiento de 22 a 27% en el mismo período, lo cual explica que el consumo de gas para la generación eléctrica haya pasado de 15 a 24% en los últimos nueve años.

Sin embargo, Sergio Clavijo, director de Anif, considera que “afortunadamente dicha disminución en la demanda proveniente de Estados Unidos ha podido ser compensada con incrementos en las exportaciones hacia los Países Bajos, creciendo a tasas promedio del 22% anual durante el último quinquenio, convirtiéndose en el nuevo principal destino (con una participación del 23% dentro del total al corte del primer semestre del año). Asimismo, han aumentado notablemente las exportaciones de carbón desde Colombia hasta el Reino Unido (28% anual en 2008-2013), Turquía (31%) y, más recientemente, Israel (25%)”.

En cuanto a las exportaciones no mineras, en lo que lleva 2014, se ha visto una reducción del 2,7% frente al mismo período en 2013. Proexport explicó que “el decrecimiento de las exportaciones no mineras entre enero y agosto de 2014 se explica, en parte, por la reducción de las exportaciones de la gerencia de Manufacturas e Insumos Básicos y Derivados (-7,9%) y del sector de Vehículos y otros medios de transporte que redujo sus exportaciones en US$259,5 millones, en especial en vehículos de turismo a México, Argentina y Ecuador”.

Es de destacar que los tipos de exportaciones con mayor dinamismo entre enero y agosto de 2014 fueron la de energía eléctrica, la agrícola y la agroindustrial, impulsados por el comercio con países como Países Bajos, México, Reino Unido, Estados Unidos, Ecuador y Venezuela. Además los subsectores con mayor crecimiento entre enero y agosto de 2014 fueron banano, con US$116,6 millones de crecimiento; azúcares y mieles, con US$90 millones;productos de confitería, con US$84,6 millones, y aceites y grasas, con US$82,1 millones.