Bogotá. Acelerar la renovación de sus cultivos de café y aumentar la fertilización para alcanzar una producción de 14 millones de sacos de 60 kilos en 2014 es el objetivo que tiene Colombia en condiciones climáticas normales, ratificó este jueves Luis Genaro Muñoz, gerente de la Federación Nacional de cafeteros de ese país.

El país cafetalero alcanzó una producción de 8,9 millones de sacos en 2010, un aumento de 14% desde los 7,8 millones en 2009, cuando registró una de las más bajas cosechas de los últimos años como consecuencia de las fuertes lluvias en las principales zonas productoras.

Muñoz, señaló que en 2010 se logró la renovación de 80.000 hectáreas de café desde 70.000 en los años previos y anunció que la meta para este año son 100.000 hectáreas.

"Si seguimos a ese ritmo vamos por una meta clara en 2014. En condiciones normales de clima Colombia debe tener por lo menos 90% - 95% de sus cafetales renovados en edades óptimas de producción y debe entonces estar alrededor de los 14 millones de sacos de producción anual", aseguró el dirigente.

"De allí en adelante, creciendo la frontera agrícola, extendiendo y superando un millón de hectáreas sembradas en el país, Colombia debe avanzar en la búsqueda de 17 o 18 millones de sacos cinco años adelante", precisó.

El gerente indicó que las lluvias de los últimos meses facilitaron la propagación de la roya (enfermedad producida por un hongo que se propaga por la humedad), que actualmente afecta unas 300.000 de las 900.000 hectáreas cultivadas con café.

El dirigente se declaró optimista de lograr en 2011 una buena cosecha pese a que los pronósticos climáticos advierten que las lluvias continuarán hasta mediados del año.

Optimismo frente al clima. "El sueño es seguir avanzando en la recuperación y el fortalecimiento de la producción en Colombia, hoy tenemos un factor que es clave, determinante y no controlable: se llama el clima", sostuvo Muñoz.

Pese a que las previsiones del clima han alertado sobre lluvias ocasionadas por el Fenómeno de La Niña hasta marzo, cuando se inicia la temporada habitual de precipitaciones, en las últimas semanas ha habido una sensible reducción.

La disminución de las lluvias y la salida del sol podrían contribuir a mejorar la floración de los cafetos, que es clave para una buena cosecha durante el resto del año.

"Estamos un poco más optimistas, tenemos que esperar el tiempo en lo que resta de enero y febrero. Por ahora lo que tenemos es esperanza", sostuvo el dirigente cafetero.

"El factor no controlable que nos preocupa mucho es el comportamiento del clima", explicó al admitir que la necesidad inminente del gremio es prepararse para enfrentar el cambio climático que se convirtió en una realidad.

Muñoz reveló que Colombia tiene alrededor de 3 millones de hectáreas para extender la producción de café y que el objetivo es aumentar la cosecha de suaves y especiales que tienen una gran demanda y que el mercado paga a mejores precios que el arábigo.

La libra de café colombiano ha mantenido una cotización por encima de los US$2 en los mercados internacionales en los últimos meses, situación que ha aliviado el ingreso de los productores golpeados por la apreciación del peso de ese país.

El gerente de la federación anunció que este año las tiendas Juan Valdez incursionarán en Perú a través de un sistema de franquicias.