Para fortalecer la lucha al contrabando de ganado y alimentos por las zonas fronterizas de Venezuela y Ecuador, el gobierno del presidente Santos activó un cuerpo especial para frenar este flagelo que ha debilitado varios sectores productivos del sector agropecuario.

Un informe del ministerio de Agricultura indicó que de este grupo hacen parte los ministerios de Agricultura, Defensa; la Dian, la Policía Nacional, la Policía Fiscal y Aduanera, autoridades judiciales y representantes de los gremios agropecuarios.

La decisión se adoptó en una reunión extraordinaria realizada este martes, a instancias del ministro de Agricultura, Juan Camilo Restrepo Salazar, con gremios del sector y diversos organismos del Estado, con quienes se evaluó la crítica situación que está generando al sector agrícola y pecuario del país.

El Grupo Élite se reunirá cada 15 días, para hacer seguimiento minucioso a la situación, determinar las acciones inmediatas a ejecutar y evaluar las medidas de carácter estructural orientadas a prevenir y contrarrestar el ingreso ilegal de productos agropecuarias.

Los operativos de los organismos del Estado estarán orientados a desenmascarar y reprimir a las organizaciones ilegales que promueven el ilícito negocio alrededor del cual operan mafias, cerebros, mayoristas y lavadores de dinero, destaca el informe de prensa.

“La frontera de Venezuela y Ecuador se está volviendo un colador por donde nos están llenando de contrabando”, afirmó el ministro de Agricultura, Juan Camilo Restrepo Salazar en la cumbre anticontrabando realizada en su despacho.

En la lista de productos que están ingresando al territorio nacional de contrabando se encuentran arroz, azúcar, carne, cebolla, frijol, frutas, harina, leche, lentejas, maíz, quesos, tomate, vísceras, yuca, atún, ganado en pie, ganado porcino, huevos, sardinas y aceites.

"Este es un problema muy delicado y por eso, en adición a las acciones que se vienen adelantando, hemos considerado necesario coordinar y fortalecer el trabajo de muchas entidades que tienen que ver con la represión del contrabando”, agregó Restrepo Salazar.

La situación es tan complicada que muchos productos que entran de contrabando el país se venden en las centrales de abastos del interior del país, o en los supermercados como el caso de leches dirigidas y etiquetas al mercado venezolano, que se encontraron en estantes de supermercados de Barranquilla, precisa el informe de prensa.

El Instituto Colombiano Agropecuario (ICA) y el INVIMA, que se unirán la grupo, reforzarán los controles en las zonas de frontera.

“El contrabando es uno de los problemas más delicados de la política pública colombiana que además puede agravarse en los meses que viene si Venezuela, como se dice, decreta una devaluación porque eso abarataría aún más las ya muy baratas importaciones que nos llegan de ese mercado con los precios artificiales que allá mantienen a muchos géneros alimentarios”, previno el titular de la cartera agropecuaria, según el comunicado.