Bogotá. El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, celebró este miércoles la decisión de su homólogo venezolano, Hugo Chávez, de congelar su programa nuclear en medio de la crisis en Japón, después que el terremoto y tsunami averiaron los sistemas de enfriamiento de una planta.

El anuncio de Chávez, en octubre, de construir una planta nuclear con ayuda de sus aliados rusos inquietó a sus enemigos ideológicos, quienes calificaron la iniciativa de "peligrosa" por las estrechas relaciones con Irán y los depósitos de uranio existentes en Venezuela.

"Celebramos, en este sentido, el anuncio del presidente Hugo Chávez -en un gesto de oportuna precaución- de congelar el programa para construir una planta nuclear en Venezuela", dijo Santos en un acto de Gobierno.

Después del terremoto y tsunami del viernes, la planta nuclear Fukushima sufrió graves daños y expertos consideran que la crisis nuclear que enfrenta Japón sería más grave que el desastre de Chernóbil, en Ucrania, en 1986.

"La crisis de la planta nuclear de Fukushima, que esperamos se conjure positivamente, es una voz de alarma para todos los países que usan esta clase de energía, en extremo sensible a fallas humanas o cataclismos", sostuvo Santos.

El mandatario afirmó que la crisis nuclear que se vive en Japón debe llevar al mundo a una nueva y urgente reflexión.

"No solo tenemos que prepararnos para enfrentar el cambio climático, sino también concentrarnos en prevenir otros desastres que la acción del hombre, en su carrera tecnológica, puede causar", declaró.