Francisco Carpio, chileno, casado y abuelo de cuatro nietos, sale de su casa para hacer las compras del supermercado. ¿Qué comprar? Aún no lo tiene claro, porque la oferta se especializa cada día más. ¿Pan pita, integral o galletas de grano? ¿Yogur para tránsito lento o líquido? ¿Jugo de soja o normal?

Este es el dilema que muchos consumidores tienen en América Latina. Un dilema entre comillas, porque según un estudio elaborado por la firma Euromonitor Internacional, durante los últimos años está creciendo la tendencia a elegir alimentos más sanos. Tal es el caso de México y Brasil, países de la región que lideran la tendencia, mientras que en Colombia, Chile y Argentina emerge el interés por este tipo de productos.

Colombia es el tercer país más poblado de América Latina, con alrededor de 46 millones de personas, razón suficiente para que las empresas locales y extranjeras, enfocadas en el bienestar y la salud, vean a este país como un mercado atractivo.

Entre 2004 y 2008, en Colombia los gastos totales del consumidor en alimentos y bebidas crecieron a una tasa media anual de 3,7% en términos reales, y luego disminuyeron a 1,4% en 2009, debido a la crisis financiera global. Sin embargo, se espera una recuperación moderada de 0,8% para 2010.

El repunte, por ahora, no puede ser más agresivo, ya que las cifras disponibles están todavía por debajo del promedio regional. En 2009, el ingreso per cápita del país alcanzó los $7.389,076 (US$3.426), en comparación con el promedio de América Latina que llegó a US$4.295.

En Chile, mientras tanto, la macroeconomía muestra que la desigualdad del ingreso es mucho menos marcada que en otros países de la región. En el Índice de Gini (un indicador de la desigualdad de ingresos que oscila entre 0 y 1, donde 0 indica igualdad en la distribución de ingreso y 1 indica la mayor desigualdad) el país cayó de 0,4, registrado en 2003, a 0,37 en 2008, el nivel más bajo en América Latina.

Por eso no causa impresión el que este país sudamericano haya sostenido una estabilidad económica propicia para el desarrollo del mercado de la salud y el bienestar de mercado, con inversiones de multinacionales como Danone y Nestlé.

En Argentina la situación es diferente. La tasa de desempleo aumentó de 7,9% en 2008, a 8,9% en 2009, y el país aun no se recupera por completo de la recesión que vivió en 2001, a lo que se suma la peor sequía de los últimos 100 años, razón por la cual el gobierno incluso decretó estado de emergencia nacional. Aún así, la gente está cambiando su comportamiento alimenticio, optando por otros productos menos dañinos para el cuerpo.

Gustos del país.  Las buenas cifras de Colombia han permitido que más fabricantes estén lanzando productos libres de grasas o ricos en vitaminas y minerales.

De hecho, los productores de aceites de oliva se beneficiaron de este desarrollo de manera significativa, con aumentos por sobre los dos dígitos. El consumo durante 2009 llegó al 11% en este país, el mayor crecimiento desde 2004, a pesar de la recesión económica.

En el sector de los lácteos, en octubre de 2009, el grupo de alimentos finlandés Raisio anunció que unía sus fuerzas con el jugador de lácteos local Cooperativa Lechera Colanta, para lanzar Colanta Benecol y ofrecer productos bajos en colesterol como queso fresco, queso crema, leche y yogur. Y éste último es justamente otro de los mercados importantes, el yogur.

En 2009, las ventas se dispararon a $228.000 millones (US$108 millones) y el 27% de ellos correspondió a ofertas de productos que solucionaban problemas, como  por ejemplo, los digestivos. La marca líder en 2008 en Colombia fue Regeneris, de Alpina Productos Alimenticios SA, con una participación en el mercado de 37%, lo que la posiciona por sobre Activia (Danone), que consiguió 12%.

En los desayunos chilenos, los yogures también han comenzado a reemplazar algunos de los productos más calóricos. Tanto así que los funcionales y bebestibles aumentaron entre 11% y 9%, respectivamente.

Los fabricantes como Danone Chile y Soprole han gastado mucho dinero en la publicidad para sus productos prebióticos, como Activia (Danone) y Next Con Biobalance (Soprole), ante lo cual los consumidores han tenido una buena aceptación.

Bebidas y soya. Los yogures de soja para los consumidores chilenos hasta ahora no han sido vistos como una alternativa para aquellos que son alérgicos a los lácteos. Sin embargo, han tenido gran popularidad las bebidas de soja con sabor a fruta. Sus ventas aumentaron 6% en 2009, el doble que el total de los lácteos.

En Colombia está ocurriendo algo similar. Las bebidas en base a este producto se están volviendo muy populares. El valor de ventas creció 65%. Ades, de la marca Unilever, lideró el mercado con el 68% de la participación de mercado. Pero el líder no puede dormirse en los laureles, porque el consumo de bebidas de soja promete seguir aumentando. Durante el año pasado, el consumo alcanzó sólo 0,1 litros, en comparación con Brasil que registró 1,7.

Continuando con el sector de bebidas en Argentina, especialmente las calientes, la yerba mate es la que lleva ventaja, porque por lo menos el 90% de los argentinos la bebe diariamente. Sin embargo, durante 2008 los consumidores optaron por otro tipo de bebidas y sus ventas cayeron 5%. El descenso se repitió en 2009.

También en el sector de bebidas destaca el rápido crecimiento del consumo de frutas y té de hierbas, que entre 2004 y 2009 aumentó sus ventas minoristas en 51%. Durante el mismo período, sólo el té verde incrementó sus ventas 37%.

Pan de cada día. En cuanto a las masas, el pan se transformó en el “chico malo” dentro del sistema alimenticio chileno.

Según una investigación publicada en julio de 2009 por la Universidad chilena Andrés Bello, el consumidor local come en promedio cuatro o más piezas de pan al día, un hábito que los investigadores han ligado a las alarmantes estadísticas de obesidad. 

El pan sin embalar, es decir, el pan artesanal, representaba 93% del total de ventas. Pero en 2009 éste disminuyó 4%, debido a que los consumidores están comenzando a recurrir al pan empaquetado, que ofrece más opciones saludables, como por ejemplo, una versión integral. De hecho, su venta registró un aumento de 7% en la participación de mercado durante 2009.

Quien lidera el mercado en Chile es Ideal, la filial local de la panadería mexicana Bimbo. En 2008 puso en marcha Orowheat, con opciones integrales y productos multigranos. Durante 2009 la compañía introdujo el pan dietético pan pita, al igual que su competidor Elaboradora de Alimentos Frutale, con su línea Castaño.

Incluso las galletas son percibidas como más saludables que el pan y, por lo mismo, ha ido aumentando su consumo. Es el caso de las saladas, que consiguieron aumentar el valor de sus ventas en 10% en 2009, por encima del crecimiento de las otras galletas que llegó a 8%.

En los últimos años, los fabricantes han invertido en otras opciones más saludables, como las galletas hechas con granos enteros, con menos azúcar y menos grasa. es el caso de la chilena Empresas Carozzi, que ocupa el segundo lugar en esta categoría, con una cuota de mercado de 35% en 2008.

Ese mismo año, la compañía lanzó Costa Gran Cereal Sin Azúcar, pero el lanzamiento no fue tan exitoso como se esperaba. Al parecer, desde el punto de vista de los consumidores no se logró satisfacer las necesidades de sabor y textura.

Es así como los cereales para el desayuno han comenzado a ganar más mercado. Las ventas aumentaron 10%, con $73.7 billones de pesos chilenos (US$124 millones), frente a los $43,8 billones de pesos chilenos en 2004. En 2009, la categoría de cereales para el desayuno contó con cerca del 5% de las ventas totales de una panadería, en comparación con sólo el 2% que acaparaba una década atrás.

El tradicional desayuno chileno, pan cubierto con mermelada, mantequilla o margarina, queso o embutidos de carne, está siendo reemplazado por los cereales.

Flakes fue la categoría más dinámica en 2009, disfrutando de un crecimiento de 14% con Cereal Partners, marca mundial de Fitness y líder indiscutido con el 36% de participación de mercado. Las ventas de la marca se triplicaron entre 2002 y 2008. Muesli disparó sus ventas en 12%. El estudio realizado por Euromonitor prevé que, impulsada por la tendencia de la salud y el bienestar, las ventas de Flakes y Muesli crecerán al menos otro 30% durante el período 2009-2014.

Factor dieta. Los consumidores con rentas más altas en Colombia están preocupados de mantener su figura. Es por eso que muchos han comenzado a cambiar su habitual taza de chocolate caliente por un yogur para beber o bebidas de soya.

Las ventas de frutas y verduras, además del agua embotellada y el té, también han aumentado 76% durante el período analizado, y los del té verde, especialmente, en 62%. El motivo es que muchos consumidores creen que el té tiene propiedades desintoxicantes y adelgazantes.

En Argentina el tema de la nutrición y las dietas está pegando fuerte. De hecho hay clínicas como las del Dr Cormillot y Dr Ravena que prestan servicios de ventas de comidas dietéticas. Sin embargo, han salido otros productos al mercado, y uno de los líderes en esta categoría es Herbalife, quien estuvo cerca del 100% de participación en el mercado y logró superar a Dr Cormillot.

Las vitaminas y los suplementos dietéticos (VDS) aún no han alcanzado su máximo potencial, ya que la mayoría de los argentinos sólo consumen estos productos cuando están enfermos y no como una medida preventiva.

Estas ventas al por menor alcanzaron $278 millones (US$72 millones) en 2009, y las tasas de crecimiento llegaron al 12% y 9% en 2008 y 2009. Para comparar, los gastos por habitante en Argentina, en 2009, llegaron a US$1,80, mientras que en Brasil éste aumentó a US$5,40.

Los intentos por aumentar las cifras en Argentina hasta ahora no han dado resultado. De hecho, muchos padres prefieren consultar a un pediatra primero, antes de dar un medicamento a sus hijos que el gobierno entrega gratis, como es el caso de una vitamina llamada Rx, que se les da a las mujeres embarazadas.

Solución argentina. A pesar de estos inconvenientes socioeconómicos en Argentina, la salud y el bienestar es una tendencia que no se ha dejado amenazar. El fiel reflejo es que las grandes empresas, como por ejemplo McDonald´s y Burger King, han actualizado sus menús en ese país, como también lo han hecho en otros lugares, ofreciendo opciones más saludables.

A lo que se suma la fuerte competencia por parte de restaurantes indíganas argentinos como Tentissimo, Wokinn, Tea Connection y Luz Deli. Éstos se han ido extendiendo por Buenos Aires y otras ciudades importantes, ofreciendo “dietas express”, bajas en colesterol, grasas saturadas o calorías, pero sin dejar de ser comida rápida.

Javier Paternostro, socio de negocios de Tentissimo, una de las primeras cadenas en ofrecer un menú más saludable, declaró a un diario en febrero que "hemos estado en la industria de comida rápida durante 18 años. Pero hace cuatro años sólo nos dimos cuenta de que la gente estaba más interesada en el contenido nutricional de los alimentos y en la toma de más cuidado de su salud, por lo que centramos nuestra actividad en esa dirección ".

Tentissimo consiguió aumentar sus ventas desde $6 millones en 2005, a $15 millones (US$5 millones) en 2008.