Bogotá. Fedesarrollo ve necesario avanzar hacia una adecuada integración y complementación entre los pilares del sistema de pensiones, que cada uno cumpla con los objetivos para los cuales fueron creados y que se fortalezca el potencial de los programas de capitalización individual, obligatorios y voluntarios. “Sería deseable acabar con la competencia entre los pilares contributivos y convertir el sistema general de pensiones en un esquema estrictamente multipilar. Esto implica restringir el uso del régimen de prima media para salarios superiores a algún umbral”, manifestó Leonardo Villar, director de Fedesarrollo.

El experto económico agregó que esto no significa acabar con Colpensiones. “Es una propuesta para poder evitar que compita el régimen de prima media con el régimen de ahorro individual, y para eso se necesita un sistema para que estos dos se complementen en vez de competir”.

Para el presidente de Asofondos, Santiago Montenegro, quien preside la agremiación que reúne a los fondos de pensiones privados, países como Chile son un ejemplo a seguir en esta materia. “Ellos han implementado un pilar solidario que les da alguna seguridad en la vejez a los más pobres, y está muy bien focalizado; además tiene un incentivo para el ahorro, eso es lo que debemos hacer y no como está actualmente en Colombia, en donde infortunadamente se subsidian las pensiones más altas”.

David Bojanini, presidente del Grupo Sura, también es partidario de que en Colombia se aplique el sistema multipilar para mejorar la cobertura del sistema. “Ya está demostrado que esta competencia entre regímenes no produce ningún beneficio a la población. Y no es que se esté buscando un sistema pensional que lucre más a un régimen que al otro, lo que debemos tener es un solo régimen con tres pilares, cuyo pilar básico es donde hay reparto simple, ya que entregará una pensión básica a aquellas personas que no pudieron cotizar o que tuvieron unas cotizaciones muy bajas en su vida laboral y son las que tienen derecho a un subsidio, porque hoy tenemos un sistema de reparto que les está entregando subsidios a las personas de ingresos más altos generando inequidad e injusticia”.

Los expertos insisten en la necesidad de realizar con prontitud una reforma pensional que repare las falencias inaceptables en cobertura y regresividad. “Son necesarios cambios urgentes, que se pueden ir haciendo gradualmente, no debemos esperar a una gran reforma y es importante movernos rápido, porque el sistema y sobre todo el régimen público no aguanta más”, advierte Montenegro.

Bojanini, por su parte, señala que el Gobierno se ha demorado demasiado en demostrar la voluntad política para resolver un problema que principalmente afecta a la población más vulnerable. “Las cifras de Fedesarrollo muestran cómo el coeficiente Gini (indicador de la desigualdad de los ingresos dentro de un país) en las personas mayores de 60 años es más alto que el del resto de la población; vemos cómo la cobertura en pensiones va cayendo cada día entendida como las personas que verdaderamente reciben un beneficio a la hora de llegar a la vejez. En esto deberíamos ponerle mucha más seriedad como país o de lo contrario tendremos una población de adultos mayores indigentes sin ninguna forma de subsistencia”.