Bogotá. Para el segundo trimestre de 2011 la demanda de crédito continúa aumentando, y en comparación con hace tres meses, su dinámica es aún más acelerada, precisa informe del Banco de la República sobre el comportamiento del crédito en Colombia.

Las carteras de consumo y comercial presentan el mayor dinamismo. En adición, las cooperativas perciben un incremento superior en la demanda para las carteras de vivienda y microcrédito.

Cuando se analiza el cambio histórico en la percepción de la demanda por crédito para los bancos, se observa que aún continúa la expansión iniciada a finales de 2009.

Particularmente, en los tres meses más recientes la demanda para las modalidades de consumo y vivienda presenta una mayor dinámica a la registrada en el primer trimestre del año.

La demanda por créditos comerciales y microcréditos continúa mostrando una tendencia positiva; sin embargo, no es tan pronunciada como en las otras modalidades.

Frente al tamaño de la empresa, los intermediarios financieros indican que para junio de 2011 se percibe una mayor demanda de todos los tamaños.

A diferencia del trimestre anterior, cuando las grandes y medianas sociedades habían manifestado un menor interés por la financiación de sus actividades, para junio del presente año los intermediarios señalan un incremento generalizado en la demanda por parte de las empresas.

La capacidad de pago se convierte como el factor más negativo a la hora de nuevas aprobaciones.

Dice el informe sobre el comportamiento del crédito que cuando se les pregunta sobre los principales actores que les han impedido otorgar un mayor volumen de crédito al sector privado, los intermediarios continúan señalando a la capacidad de pago (46,7% en promedio), a la actividad económica (41,1%) y a la falta de información financiera de los nuevos clientes (27,2%).

La principal medida adoptada por los entes reguladores que según los intermediaros, limita otorgar de crédito al sector privado son los niveles de provisionamiento (28,6% en promedio).

Los bancos argumentan que en una magnitud similar el límite a la tasa de usura es un factor importante a la hora de otorgar crédito (31,6%), mientras que para las Compañías de Financiamiento Comercial (CFC) y cooperativas es el nivel de la tasa de interés de política (20,5%).

Vale la pena resaltar que en esta encuesta el nivel de encaje requerido ha adquirido importancia para estos dos últimos tipos de entidades.

En contraste, cuando se indaga sobre las condiciones necesarias para aumentar el crédito, los intermediarios continúan señalando al mayor crecimiento de la economía (19,9% en promedio) y a la mejor información sobre la capacidad de pago de los deudores (17,9%) como los principales factores.

Además, a diferencia de lo ocurrido durante los seis meses anteriores, a junio.