Modernizar la infraestructura vial y de transporte de Colombia, para apuntalar el desarrollo de la emergente industria petrolera y energética serán los lineamientos del actual ministro de Minas y Energía de Colombia, Carlos Rodado Noriega.

En el marco de la XXVII Conferencia Energética, organizada por la Asociación Colombiana de Ingenieros, el ministro entrante definió su gestión como un período de "Energía y Prosperidad", política del gobierno de Juan Manuel Santos para aprovechar los ingresos que genere la industria.

Rodado Noriega señaló que la base fundamental de su administración será "alentar el crecimiento económico del sector energético, para disminuir el desempleo" en Colombia, que actualmente se ubica en 13%.

El sector de energía y minas es uno de los más importantes para el vecino país actualmente, si se toma en cuenta que concentró 70% de las inversiones extranjeras en 2009, y además sus exportaciones representaron 56% del total en ese período.

Por otro lado, aportó 20 billones de pesos (US$11.000 millones) en impuestos, créditos y regalías para el financiamiento del gasto público.

Ahorro energético. El ministro Rodado Noriega anunció que el gobierno "hará un uso racional de los recursos provenientes del sector de minas y energía, a fin de evitar riesgos cambiarios, impacto fiscal y la siempre acechante "enfermedad holandesa" por el alto volumen de ingresos que genera el sector.

En ese sentido, habló de la creación de un Fondo de Ahorro para el sector de energía, con el cual "se pueda financiar el desarrollo en aquellos momentos en los que disminuyan los precios de los commodities, minerales y del petróleo, y de una política de precios de los combustibles, para evitar los subsidios a estos y dirigirlos al gas y electricidad para favorecer a los sectores menos favorecidos de la población".

Orientación del sector. Según el ministro, la política del sector se orientará hacia la confiabilidad y abastecimiento energético, así como a la consolidación y modernización de los marcos regulatorios y normativos.

No obstante, Rodado Noriega admite la debilidad del país en cuanto a infraestructura vial, de transporte, gasoductos y adecuación de puertos de cara a la creciente industria petrolera.

"Quizás una de las restricciones que ha sufrido la actual producción de crudos es que la red de transporte tiene una cobertura insuficiente", dijo.

Por ello, es fundamental ampliar la infraestructura, de manera que se pueda aumentar la capacidad de los gasoductos, oleoductos y puertos, con una inversión de US$6.000 millones.

"Incrementar la producción de petróleo y gas requiere también ampliar la infraestructura del transporte de gas y en este momento están en construcción las ampliaciones de varios gasoductos nacionales, para la exportación al mercado centroamericano y del Caribe, y también para el uso domiciliario".

Las metas, tal como han sido anunciadas por las autoridades de la empresa estatal Ecopetrol, están focalizadas en mantener el crecimiento sostenido en la producción de crudo, con la finalidad de alcanzar 1.400.000 barriles diarios de petróleo (bpd) para el año 2014.

El ministro de Minas y Energía de Colombia también se plantea como objetivo la ampliación de la producción de gas en 250 millones de pies cúbicos diarios.

En la conferencia energética, Rodado Noriega comentó que para que el avance de la industria de minas y energía se traduzca en bienestar social, la clave "es realizarlo con las comunidades donde se ha establecido la industria, con reglas claras", donde participen empresas, Estado, así como organizaciones y sectores populares colombianos.