Las recientes adquisiciones en el mercado energético centroamericano, sumadas al desarrollo de diferentes megaproyectos de infraestructura en el país, fueron los responsables de que Empresas Públicas de Medellín (EPM) cerrara el 2010 con números positivos en sus balances.

Según el documento presentado este miércoles ante la Junta Directiva de la compañía, EPM concluyó el 2010 con activos totales por valor de $26,3 billones (US$13.918 millones) un crecimiento del 11% frente a las utilidades de 2009; asimismo, los rendimientos operacionales se incrementaron en 3%, para un total de $4,5 billones (US$2.381 millones).

Este rendimiento se reflejó también en el cierre de cuentas del Grupo Empresarial EPM, que además de la prestación de servicios públicos (energía eléctrica, gas, agua y saneamiento) también tiene inversiones en el sector de las telecomunicaciones a través de la firma Une.

El conglomerado concluyó 2010 con un crecimiento del 15% en sus activos totales, que se ubicaron en $30,4 billones (US$16.087 millones), frente al 2009; además, sumó $8,4 billones (US$4.445 millones) por ingresos operacionales netos.

“Estamos listos para encarar el 2011, el año de la consolidación del crecimiento de EPM a partir de la integración de las empresas adquiridas en Centroamérica, y la concreción de nuevos negocios en energía y aguas”. Federico Restrepo Posada, gerente general de EPM.

Objetivos. “Continuamos con el propósito de consolidarnos con activos complementarios, sobre todo en generación de energía y particularmente en hidroeléctricas o energías renovables; esto en coherencia también con nuestra experticia y nuestro interés en sostenibilidad”, comentó Federico Restrepo Posada, gerente general de EPM, durante la presentación de los resultados.

De esta forma, el grupo empresarial avanza en su objetivo de llegar a la MEGA de crecimiento (ingresos por valor de $9,4 billones (US$4.974 millones)) antes de 2015. Una meta que se vio reforzada en octubre del 2010, cuando EPM adquirió por $1,19 billones (US$629,7 millones) la operación en Centroamérica del grupo español Iberdrola, de la estadounidense Teco Energy y de la portuguesa EDP.

Distribución energética en Centroamérica. Esta operación dejó al conglomerado colombiano a cargo del principal mercado de distribución de energía en esa región, compuesto por las compañías Distribución Eléctrica Centroamericana II (Deca II), Gesa y Genhidro, cuyo centro de operaciones se localiza en Guatemala. Su estrategia incluye también la construcción de Bonyic, una central de generación de energía hidroeléctrica en Panamá.

Un portafolio que se completa con su operación energética nacional, que incluye las electrificadoras de Santander y Norte de Santander, además de las generadoras de Porce III y IV, e Hidroituango.

“Estamos listos para encarar el 2011, el año de la consolidación del crecimiento de EPM a partir de la integración de las empresas adquiridas en Centroamérica, y la concreción de nuevos negocios en energía y aguas”, anunció Restrepo Posada.