Su primer proyecto de energía geotérmica podría desarrollar Colombia a través de una donación millonaria que será administrada por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Este proyecto se enmarca dentro de la promoción que realizará el Estado colombiano de las inversiones en fuentes no convencionales de energía renovable.

A través de una donación de US$2,7 millones del Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM),  Colombia, que actualmente obtiene hasta 80% de su electricidad de fuentes hidráulicas, podría pasar a una nueva etapa: aprovechar el calor virtualmente ilimitado que procede del núcleo del planeta.

El BID, que posee cerca de 30 años de experiencia con proyectos geotérmicos, alienta a los países de América Latina y el Caribe para que exploten fuentes de energía alternativas, con bajo índice de carbono, a fin de reducir sus emisiones de gases con efecto invernadero.

Este nuevo proyecto respaldado por el BID ayudará al gobierno colombiano para la configuración de un marco normativo que fomente el uso de energía renovable no convencional, mediante el establecimiento de incentivos adecuados y la eliminación de obstáculos para las inversiones en proyectos de energía geotérmica.

Esta parte del proyecto será ejecutada por la Unidad de Planificación del Ministerio de Minas y Energía de Colombia, que también actualizará la base de datos acerca de los recursos de energía alternativos que posee el país.

Un segundo componente, cuya ejecución estará a cargo de ISAGEN, una empresa colombiana de servicios públicos, se concentrará en los estudios técnicos, ambientales y sociales y en los planes de salud y seguridad necesarios para llevar a cabo las perforaciones exploratorias en dos sitios geotérmicos potenciales en el Macizo Volcánico del Ruiz, una masa volcánica de la cadena montañosa central de Colombia.

Los estudios que se realicen dentro del marco de este componente, complementarán los estudios de pre factibilidad ya iniciados con el apoyo de una donación de US$900.000 del Fondo Fiduciario del Japón para servicios de consultoría, que administra el BID.