El grupo empresarial Oikos anunció que para atender la creciente demanda de bodegas personalizadas Oikos Storage, realizará una inversión por US$2 millones para erigir un complejo empresarial en la calle 71 con Caracas en Bogotá.

El gerente de Oikos, Luis Aurelio Díaz, afirmó que en diez meses se inaugurará la obra en donde estarán nuevas soluciones para atender todos los requerimientos logísticos del tratado de libre comercio en vigencia con Estados Unidos.

“Afortunadamente la línea de negocio Oikos Storage está jalonando el crecimiento de una oferta que empezó muy local, pero que dadas las condiciones obliga a pensar en nuevas soluciones para los empresarios nacionales y extranjeros”, afirmó Díaz.

El complejo empresarial atenderá la operación logística y de bodegaje para clientes con actividad empresarial en la zona, explicó el empresario. Esta línea de Oikos se ocupa de embalaje, empaque y transporte de mercancías, dijo en un informe de prensa.

Actualmente la firma cuenta con más de 700 bodegas en Bogotá y aumentará su oferta para satisfacer un mercado que pide seguridad y buen trato de las mercancías confiadas a este operador logístico. “Hay empresas que por un mínimo ahorro exponen sus bienes, no solo al deterioro sino a la pérdida de las mismas por hurto, y eso es lo que no ocurre con una empresa solida como la nuestra en donde contamos con tecnología y un calificado capital humano”, dijo.

El TLC en vigor le ha devuelto el impulso al negocio de las bodegas y contrario a lo que sucedió en 2010 mejoró la rotación y la demanda de estos inmuebles productivos.

En opinión de Díaz, paralelo al desarrollo en infraestructura vial y portuaria, hay que ofrecer soluciones logísticas versátiles y de calidad porque no solo se habla de norteamericanos comprando o tomando en arriendo las bodegas sino de muchos empresarios de Europa, China, Japón y del vecindario que ven a Colombia como un destino inmejorable de inversión y como un puente para llegar al mercado norteamericano.

El conocido industrial reveló que no cesan las llamadas de empresarios de la Zona Euro, buscando negocios, inversiones rentables y posibles alianzas estratégicas porque la situación en ese bloque económico demandará más de dos años para retomar la senda de la tranquilidad.

“Contrario a lo que muchos afirmaban, la situación de la Eurozona no nos afectará y será por el contrario una excelente oportunidad para fortalecer los portafolios y experimentar crecimiento y mayor generación de empleo”, dijo.

Díaz narró que desde hace unos meses empezaron a llegar a Colombia algunos capitales europeos los cuales han ido en aumento. “Confiamos en que son capitales productivos y no de los llamados golondrina que lo único que generan son especulación, revaluación e incertidumbre cambiaria, igual las autoridades económicas tienen ojo avizor para intervenir si algo pasara”, destacó.

Anotó que de Estados Unidos también hay reporte de movimientos que buscan acomodar las empresas y las corporaciones al acuerdo comercial, situación que empezó a mover el mercado inmobiliario porque desde ya están buscando bodegas, oficinas, locales y hasta vivienda.

El grupo Oikos instó al ejecutivo a impulsar todo el desarrollo en infraestructura para garantizar un flujo de comercio acorde con los nuevos escenarios porque con la demanda de bodegas y otros inmuebles, al sector privado le tocó ampliar las inversiones para atender los requerimientos.

De otro lado, la reconocida constructora destacó la determinación de la Junta Directiva del Banco de la República que bajó los tipos de interés en 25 puntos básicos adicionales por considerar que con dinero a bajo precio se mueve la economía y se dispara el desarrollo.

“Teníamos una desaceleración en la economía explicada por la contracción en la demanda interna y la verdad con la situación financiera del mundo hay que apostarle al mercado doméstico para crecer, sin que ello signifique que no exportemos a los mercados regionales y a los nuevos destinos de comercio exterior”, dijo.

Para el gerente de Oikos los eventuales diálogos de paz son un nueva puerta que se abre de cara a la reconciliación nacional, pero precisó que estos acercamientos con los grupos alzados en armas deben ser translucidos y de cara al país, evitando el secreteo y el rumor.

“Nosotros cerramos filas con el gobierno en ese tema, pues la paz es sinónimo de progreso y verdadera calidad de vida. Yo me imagino una Colombia sin secuestros, sin extorsión, sin amenazas y totalmente cultivada con alimentos y vida. Ese país me gusta, es el que anhelo para mis connacionales y para nuestros hijos”, subrayó Luis Aurelio Díaz.