Londres. Colombia está recurriendo a sociedades público-privadas para ayudar a cubrir una brecha en su infraestructura, considerada una amenaza para los planes del cuarto productor de crudo de Latinoamérica de elevar sus exportaciones de petróleo, carbón y café.

Décadas de conflicto entre guerrillas, paramilitares y narcotraficantes, sumado a la falta de inversión y a los escándalos de corrupción han dejado al país con un considerable déficit de infraestructura, que ha empeorado por recientes inundaciones que han destruido caminos y puentes.

"Puede ser más costoso transportar a un puerto de Bogotá que desde (el puerto de) Cartagena a India", dijo María Paula Moreno, experta en infraestructura de la agencia Fitch Ratings.

El país andino está luchando por cubrir la brecha mediante sociedades público-privadas y el departamento de planeamiento asegura que un 30% de los 180 proyectos de infraestructura que están pendientes serán contratados mayormente a través de estas sociedades.

Colombia, el quinto exportador mundial de carbón, cita los exitosos ejemplos de Chile y Gran Bretaña al recurrir a sociedades público-privadas para apuntalar la inversión en infraestructura.

En los últimos 18 meses, Colombia comenzó a implementar contratos público-privados para la construcción de edificios del Gobierno después de realizar proyectos pilotos que fueron respaldados por una empresa privada británica.

Colombia disfruta del resurgimiento en la inversión, en especial en sus sectores petrolero y minero después de que la violencia disminuyera tras medidas enérgicas en seguridad respaldadas por Estados Unidos.

Pero la interrupción de caminos, vías férreas y puertos podría afectar el intento del país por apuntalar las exportaciones de café, carbón y petróleo y por beneficiarse de nuevos mercados como Asia.

Colombia, el quinto exportador mundial de carbón, cita los exitosos ejemplos de Chile y Gran Bretaña al recurrir a sociedades público-privadas para apuntalar la inversión en infraestructura, pero varios países como Turquía y Polonia han enfrentado obstáculos en el camino.

Los fallidos intentos en materia de inversión, las rivalidades entre los departamentos y los cambios de Gobierno han retrasado los proyectos usando financiamiento privado, dijo Stephen Harris, director de Global Infrastructure Group, una consultora especializada en sociedades público-privadas.

Pero Colombia no está sola.

Latinoamérica, un continente de rápido crecimiento, cuenta con los fondos para expandir la infraestructura, pero la escasa implementación retrasa sus esfuerzos, refieren expertos.

Fondos de inversión como Brookfield Asset Management Inc están interesados en invertir en infraestructura en Latinoamérica. Estos activos tienden a ofrecer flujos al contado estables y a prueba de inflación, y podrían volverse más populares a medida que se acelera la inflación.