Colombia logró un acuerdo para terminar un millonario contrato con un consorcio liderado por la brasileña Odebrecht, lo que le permitirá abrir una nueva licitación y adjudicar la obra para la construcción de una importante autopista a otra empresa, informó el jueves el Gobierno.

La finalización del contrato se logró en medio del escándalo que enfrenta Odebrecht en Colombia y en otros países de América Latina, en donde pagó millonarios sobornos para obtener la adjudicación de obras que le generaron cuantiosos ingresos.

"La Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) logró un acuerdo para la terminación y liquidación del contrato de concesión con la Concesionaria Ruta del Sol S.A.S.", dijo un comunicado del Gobierno. "El acuerdo determina la reversión de la infraestructura vial del proyecto pactado con la concesionaria, así como la liquidación final del contrato".

El consorcio liderado por la firma brasileña tenía a cargo la construcción de una autopista de doble carril de 528 kilómetros para comunicar el centro de Colombia con el litoral Caribe, un contrato de alrededor de 5 billones de pesos (unos US$1.724 millones). La obra registra un avance del 54%.

El acuerdo entre la ANI y la concesionaria contempla que esta renunciará expresamente a sus pretensiones económicas formuladas ante el tribunal de arbitramento, que ascendían a unos US$241 millones.

Odebrecht se declaró culpable en diciembre en una corte de Estados Unidos por violar normas contra sobornos, como resultado de una investigación en Brasil sobre una extensa red de corrupción entre 2001 y 2016 que pagó unos US$439 millones a partidos políticos, funcionarios extranjeros y sus representantes en varios países de América Latina.

En Colombia, la denominada División de Operaciones Estructuradas de Odebrecht se aseguró contratos de obras públicas entre el 2009 y el 2014 abonando más de US$11 millones en pagos irregulares, que resultaron en operaciones que generaron beneficios superiores a los 50 millones de dólares.

Un ex viceministro de Transporte, un ex senador y un contratista privado permanecen capturados en Colombia, acusados de haber recibido sobornos para favorecer a la constructora extranjera en la adjudicación de los contratos. Colombia también inició el proceso para terminar otro contrato a cargo de Odebrecht para recuperar la navegabilidad del río Magdalena.