Si en los próximos 11 años se mantiene una actividad exploratoria cercana a los 140 pozos por años, es alta la posibilidad de encontrar 1.000 millones de barriles equivalentes de petróleo, reveló estudio del gobierno, que precisó en 72% las opciones de éxito

La unidad de planeación minero energética (Upme), dependencia del ministerio de Minas y Energía, indica que "si en el periodo 2009 - 2020 se mantiene una actividad exploratoria similar a la de 2008, perforando 100 pozos por año", se tiene una alta probabilidad de "éxito semejante al promedio de los últimos 28 años".

Es decir que no se descarta concretar hallazgos de de 1,000 millones de barriles equivalentes de petróleo. 

Indica el informe oficial que incrementar esta posibilidad, al 80%, implica aumentar la perforación exploratoria a 140 pozos por año, es decir triplicar el promedio de lo realizado en el periodo 1980-2008.

El estudio de la Upme no descarta que sea difícil alcanzar esa meta por las dificultades que implica en materia de logística y por las cuestiones de seguridad.

Pero destaca que "la buena acogida entre los inversionistas internacionales y las medidas que se puedan tomar en materia tributaria, así como los programas de la ANH (Agencia Nacional de Hidrocarburos) para calentamiento de áreas, indudablemente rendirán sus frutos para mantener la actividad, como lo ocurrido en los últimos cinco años".

Acelerar la actividad exploratoria implica tener unos precios al alza como se da en el momento en el mercado internacional que se encuentra en un nivel superior a los US$70 el barril.

Reservas petroleras. Los informes de la estatal Ecopetrol indican que en el país existe "un gran potencial de recursos que puede alcanzar los 47 mil millones de barriles equivalentes de petróleo".

Dice la Upme que esta información ha generado una alta expectativa, con altas expectativas de encontrar grandes yacimientos de la magnitud de Cusiana, Caño Limón, o La Cira-Infantas.

"Con los referidos cambios de la política, creció el interés de las compañías petroleras de invertir en Colombia y desde 2004 se inició una agresiva campaña para la exploración y explotación de hidrocarburos, que ha permitido la incorporación de nuevas reservas, no en la magnitud esperada, ampliando por algunos años la doble condición de autosuficiencia petrolera y de país exportador de petróleo", precisa el informe.

Recuerda el informe de la Upme que la producción nacional de crudo en el aís está concentrada en los campos de Caño Limón operado por Occidental de Colombia, los Campos Cusiana y Cupiagua a cargo de BP, mayor productor de crudo liviano y todos los campos de la operación directa, dentro de los que se cuenta Castilla, cuya producción representa cerca del 11% del total nacional.