Bogotá. La construcción de una planta de gasificación que debe estar terminada en 2015 permitirá que los usuarios sientan un alivio en las tarifas eléctricas cercano a 18,5 pesos (US$0,009) por kilovatio hora de consumo, a partir de enero del próximo año, una vez entre en operación la planta.

El ministro de Minas y Energía de Colombia, Amylkar Acosta, advirtió que este año podría presentarse un fenómeno de El Niño, que el país tendría que atender con la generación de combustibles líquidos, costo qué tendrían que asumir los consumidores.

El ministro de Minas y Energía advirtió que las autoridades especializadas están alertando sobre un calentamiento en el Océano Pacífico, que es el preámbulo de un eventual fenómeno de El Niño. “Es responsabilidad nuestra, como sector, estar preparado para el peor escenario”, dijo el funcionario.

Señaló que en este momento el país puede tener la tranquilidad de que “estamos preparados para enfrentar el fenómeno de El Niño si llegara a presentarse”.
De hacerse efectiva la amenaza, los consumidores asumirían los costos de generación eléctrica, con combustibles líquidos, vía tarifas. Para contrarrestar estas eventualidades es que se han dado los primeros pasos para la construcción de la planta gasificadora que garantice suministro de gas natural a las plantas generadoras, lo que permitiría aliviar los costos de las restricciones que se reflejará en una rebaja en las tarifas eléctricas desde el primero de enero del próximo, en cerca de 18,5 pesos.

La construcción de la planta de regasificación busca darle confiabilidad y garantiza el suministro de gas natural para el sector eléctrico, indicó el viceministro de Minas, Orlando Cabrales.

El director de la Comisión de Regulación de Energía y Gas (CREG), Carlos Erazo, manifestó que la planta colocará en el mercado, para ser utilizado cuando se requiera, unos 348 millones de pies cúbicos de gas diarios.

“Cuando se presentan fenómenos de hidrología bajos, como el fenómeno de El Niño, se aumenta la demanda (de generación) térmica y el incremento que se llega a observar es del orden del 30% del consumo actual. Esa planta de regasificación va a permitir cubrir ese pico de la demanda que implica aumentos en el precio del gas en el corto plazo”, dijo el director de la CREG.

Erazo insistió en que el costo evitado, con la planta en operación, en promedio año, en la siguiente década es del orden de los US$612 millones anuales, “mientras que lo que pagarán los usuarios del gas por la planta de regasificación es del orden de US$400 millones en un plazo de 10 años”. Reiteró que en el primer año de operación de la planta se estima un costo evitado de más de US$1.000 millones.

Actualmente en la medida en que el mercado del gas natural se estrecha, cada vez se acude más al uso de combustibles líquidos para la generación, lo cual tiene un costo que ya pagan los usuarios en la facturas. Erazo indicó que un usuario residencial paga un costo incluido en las restricciones y la idea con la construcción de la planta regasificadora es hacer que hacia el futuro se pueda sustituir la forma como se genera esa energía eléctrica que en la actualidad se hace con combustibles líquidos.

El proyecto de construcción de la planta deberá ser asumido por los empresarios privados en un 50% del costo total del proyecto, es decir US$40,75 millones anuales, y la otra cifra igual será asumido por los consumidores vía tarifas.

Erazo dijo que esta cifra, en un horizonte de diez años, se traducirá en un mayor costo en la tarifa en 1,4 pesos por kilovatio hora consumida. Hoy en el cargo de restricción, los usuarios cancelan un costo de la energía de seguridad, “Si bien van a ver un incremento de 1,4 pesos (en las tarifas), van a ver un ahorro frente a un escenario donde se genera con combustible líquido”.

En promedio, el ahorro anual que se va a tener por cuenta de la planta es de US$612 millones anuales frente a los US$47,75 millones. El costo evitado es de 15 veces el valor del proyecto, explicó Erazo.

El director de la CREG explicó que se está cambiando un costo de 1,4 pesos por kilovatio hora de consumo que va a aparecer en las facturas por un ahorro de 15 veces 1,4 pesos por kilovatio hora que al final equivale a un alivio de 18,5 pesos por kilovatio hora de consumo.