Mientras que el proceso de enajenación del 57,6% de las acciones que tiene el Estado en lsagén avanza y la tercera generadora de energía de Colombia sufre un golpe más con el anuncio del retiro del consorcio colombo-brasileño de EPM y la Companhia Energética de Minas Gerais (Cemig), el progreso del llenado del embalse de Hidrosogamoso marcha sin contratiempos, lo que le permitirá empezar a entregar energía a sus clientes en diciembre.

Luis Fernando Rico, presidente de Isagén, compañía propietaria del proyecto, explicó que el avance de la obra al 31 de mayo era del 96,97% y que se espera que el embalse, con una capacidad de 4.800 millones de metros cúbicos, en un espejo de agua que cubre cerca de 7.000 hectáreas, esté lleno en tres o cuatro meses dependiendo del comportamiento del régimen de lluvias en esta parte de Santander.

Rico explicó que la obra, que tendrá un costo de $4,1 billones, le permitirá a Isagén aumentar su capacidad instalada en 42%, con lo cual podrá generar 820 megavatios. Esto significa que contribuirá con 10% de la energía total que consume anualmente el país.

El proyecto, ubicado en jurisdicción de Girón, Betulia, Zapatoca, Los Santos y San Vicente de Chucurí, consiste en la construcción de una presa de 190 metros de altura, que equivale a un edificio de 80 pisos, que permite almacenar el agua necesaria para el proceso de generación de energía, la cual regresa al cauce del río sin sufrir transformaciones.

Además, tendrá un vertedero de excesos y una casa de máquinas con tres unidades de generación con rotores que en su conjunto pesan 1.800 toneladas.

Adicionalmente, hace parte del proyecto la construcción de 51,3 kilómetros de vías que sustituirán las carreteras existentes que se inundarán para dar paso al llenado del embalse. Esta parte de la obra incluye dos túneles viales, 16 puentes, seis escuelas y 14 kilómetros de líneas de transmisión.

De acuerdo con la compañía, Hidrosogamoso le permitirá a Isagén tener índices más altos que los resultados operacionales, recursos que según Rico van a servir para pagar el endeudamiento dedicado a la realización de la obra y para desarrollar los futuros proyectos energéticos que requerirá el país como consecuencia de la demanda creciente de energía.

“Así, el proyecto no sólo fortalecerá la solidez financiera y posibilidades de crecimiento de la empresa, sino que aportará al progreso de Santander y a la economía colombiana”, recalcó.

El directivo sostuvo que la Universidad Autónoma de Bucaramanga trabaja en la creación de un plan de desarrollo del embalse, en el que se incluirán el turismo, la explotación pesquera y de transporte fluvial. “El embalse, en lugar de convertirse en una barrera, debe ser un vehículo para desarrollar diversos procesos que contribuyan a mejorar las condiciones de las comunidades”.

Para Isagén, uno de los programas que más importancia han tenido dentro del proceso constructivo de Hidrosogamoso es el de restablecimiento de condiciones de vida a la familias que tuvieron que cambiar de ubicación porque la tierra en la que trabajaban o vivían tuvo que ser inundada.

Por su parte, el ministro de Minas y Energía, Amylkar Acosta Medina, señaló que este tipo de proyectos le permitirán a Colombia mantener su fortaleza en el sector energético. Están en marcha también los proyectos de El Quimbo y otras iniciativas que robustecerán el mercado de energía.