La mayor tabacalera a nivel mundial, Philip Morris, no aceptó las condiciones establecidas por las autoridades colombianas para completar la adquisición de Protabaco, la segunda mayor tabaquera en Colombia.

La firma estadounidense tenía un plazo de tres meses para responder a las condiciones planteadas por la Superintendencia de Industria Comercio (SIC) colombiana, el cual venció este martes 4 de enero. De esa forma, si la propia PM u otra compañía desea adquirir a Protabaco debe presentar una nueva petición de integración empresarial a la SIC, de acuerdo a Portafolio.

La estadounidense acordó en julio de 2009 la compra de la compañía colombiana, pero se había dilatado por los trámites, un rechazo inicial de la SIC. Esto, porque la operación restringía la competencia. Una posterior apelación llevó a la exigencia de condiciones para restablecer el desequilibrio que causaría en el mercado de cigarrillos y en el de cultivo de hoja tabaco en Colombia.

Rechazo de la autoridad. El regulador colombiano, que en junio de 2010 rechazó la oferta de compra, dijo a principios de octubre de ese año que Philip Morris debería vender la marca Premier de Protabaco y otra a elección a un competidor nacional o extranjero y ofrecer producir los cigarrillos para el comprador.

Dichas exigencias son las que tenían un plazo de tres meses para ser ejecutadas, junto con la exigencia de que Philip Morris mantuviera el mercado colombiano abierto para productores de tabaco y minoristas de cigarrillos, los que finalmente PM desestimó.

Protabaco es la segunda mayor tabaquera en Colombia. Al rechazar la adquisición en junio de 2010, el regulador argumentó que la compra afectaría la competencia en el mercado local ya que Philip Morris controlaría cerca del 80% del mercado de cigarrillos colombiano.

En 2005 y 2006, Philip Morris adquirió al mayor productor de cigarrillos del país, Coltabaco, por un poco más de US$300 millones.

* Con información de El Espectador y Dow Jones.