Bogotá. Cuando la tasa de cambio muestra sus más altos índices de volatilidad, la crisis vuelve a repetirse para los floricultores, hecho que se suma a un intenso invierno que desbordó las cuentas del gremio.

Que el país tenga suspendido el Atpdea (preferencias arancelarias para que los países andinos exporten a Estados Unidos) es una estocada que, según cálculos del sector, llega a US$30 millones durante el último año.

"El día de San Valentín en Estados Unidos, gracias al esfuerzo conjunto, quedó cubierto por el Atpdea. El problema lo tuvimos para el día de la madre", aseguró Augusto Solano, presidente de Asocolflores, quien manifestó que estar sin las preferencias arancelarias vigentes es demasiado caro para el sector.

En relación a los efectos que ha causado el invierno en el sector de las flores, Solano calculó que las pérdidas desde que comenzó la temporada de lluvias en el país hasta el momento oscilan entre $30.000 (US$17 millones)y $40.000 millones (US$22 millones).

Señaló que las empresas que están al borde de quebrarse tienen un gran dilema por resolver: dejar cesantes a cientos de trabajadores.

El dirigente gremial también mostró preocupación por el aumento de 25 puntos básicos en las tasas de interés y señaló que esto "va a traer más abundancia de dólares y más revaluación.

Afortunadamente, se está manteniendo la intervención de al menos US$20 millones". Para Solano, es el momento para que el Gobierno comience a estudiar un paquete de medidas que le ponga freno definitivo a los efectos causados por la apreciación del peso.

Sector de la caña, no tan pesimista. Aunque los floricultores no terminan de sacudirse de sus problemas, los cañicultores son optimistas con incrementar la producción de azúcar y de etanol este año. Al respecto, el presidente de Asocaña, Luis Fernando Londoño Capurro, manifestó que espera una recuperación de la producción debido a que el invierno está cediendo.

“Creemos que el segundo semestre será mejor que el primero. Por tanto, va a haber más azúcar, etanol y cogeneración de energía”, dijo Londoño, quien recordó que la temporada de lluvias durante el último trimestre de 2010 generó un descenso de 20% en la producción de azúcar y de 17% en la producción de etanol.

Sin embargo, en materia de exportaciones la visión se nubla un poco. Londoño manifestó que las ventas de azúcar al cerrar este año llegarán a 700.000 toneladas en total. “En 2011 van a mejorar, pero no van a llegar a un millón de toneladas, como en 2009”.

En cuanto a costos de producción para el sector de la caña, el viceministro de Agricultura, Ricardo Sánchez, manifestó que la estrategia de adoptar compras conjuntas entre los empresarios cañicultores ha traído buenos resultados. “La caña no se queja de los costos de producción”, señaló el funcionario, quien contó que los cafeteros hicieron lo mismo, obteniendo una reducción del 29% en esta materia.

Expertos del sector azucarero no le apuntan a que en el mundo exista un superávit del producto y esperan que tampoco haya grandes correcciones a la baja en el precio del azúcar en lo que resta del año debido a que no se prevé un gran incremento en la producción del commoditie.

Según analistas de Asocaña, “debe destacarse que no existen proyectos importantes que impliquen un aumento considerable en el área sembrada de caña para 2011”. Indicaron también que los ingenios azucareros nacionales pueden cerrar el año con una producción de 2,7 millones de toneladas de azúcar, cifra que supera en 38% el consumo nacional esperado, el cual asciende a 1,6 millones de toneladas.

“Se espera alcanzar un volumen de producción de 346,6 millones de litros de etanol, que representaría un aumento de 26,4% frente a 2010”, dice un informe del gremio que asegura que esta proyección atendería sin complicaciones el objetivo de oxigenar la gasolina en el país.