Santiago. El nombramiento del Papa Francisco I, el Encuentro Mundial de Jóvenes en Río (Brasil) y la canonización de la colombiana Madre Laura, son algunos de los hitos que han permitido un fuerte crecimiento del turismo religioso durante el último tiempo en América Latina.

En este sentido y de acuerdo a un estudio sobre turismo y religión elaborado por la Secretaría de Desarrollo Turístico de Guanajuato (México), el deseo de acercarse a la religión, recorriendo sus lugares más representativos, han sido de gran relevancia para que muchos turistas estén buscando destinos que ofrezcan una interesante historia y cultura espiritual.

Dentro de los países que han tenido un fuerte protagonismo en esta tendencia está Colombia, gracias a la vasta riqueza cultural, religiosa y arquitectónica en esta materia.

“Colombia tiene un gran potencial en este segmento a razón del sinnúmero de experiencias únicas a las que pueden acceder quienes practican la fe católica. Sólo en nuestro país es posible rendir culto a la Virgen en un templo construido hace un siglo en medio de un abismo o pagar una promesa, al ascender caminando por un cerro ubicado a más de 3.000 metros de altura sobre el nivel del mar”, aseguró María Claudia Lacouture, presidenta de Proexport.

Así, el país cafetero cuenta con hermosas e históricas edificaciones y monumentos que fueron construidos durante los más de seis siglos que completa la adhesión católica en el país como lo es el Santuario de Nuestra Señora de las Lajas en la localidad de Ipiales (Nariño) y la Basílica del Señor de los Milagros en Buga (Valle del Cauca).

Otro hermoso lugar que es visitado por cientos de personas, es el denominado “milagro de Dios sobre el abismo” y que está conformado por tres naves erigidas sobre un puente que cruza sobre el río Guaítara. Una plaza le une con el otro lado del Cañon, cuya formación rocosa hace parte de la estructura, catalogada por los expertos y visitantes como una maravilla arquitectónica.

Por su parte, la Basílica del Señor de los Milagros, en Buga, es un templo al que le fue concedido ese título en 1937 por el Papa Pio XI, y es catalogado como ícono del turismo religioso en Colombia.

Y como uno de los hitos que permitirá seguir potenciando esta tendencia está la canonización de la Madre Laura (1874-1949), anunciada por el Vaticano el pasado 11 de febrero y la cual tendrá lugar en Roma el próximo 12 de mayo, y que ha despertado el interés de muchos quienes han llegado a recorrer el lugar en donde nació y donde tuvo impacto su obra.