Bogotá. Colombia espera recuperar en unos cuatro años sus niveles históricos de producción de 11 millones de sacos anuales de café, con la incorporación de cultivos renovados resistentes al cambio climático y al hongo de la roya, dijo el jueves el máximo dirigente del sector.

El país sudamericano registró en el 2011 su menor cosecha de café en más de 30 años, de 7,8 millones de sacos de 60 kilos, como consecuencia de las fuertes lluvias que se registraron en las principales zonas productoras.

Las precipitaciones, que aumentaron en el 2009, llevaron a Colombia, uno de los mayores productores mundiales de café, a incumplir su meta de producción por tercer año consecutivo y provocaron un leve descenso en sus exportaciones a 7,7 millones de sacos.

El gerente de la Federación Nacional de Cafeteros de Colombia, Luis Genaro Muñoz, dijo en una entrevista con Reuters que el programa de renovación de cultivos con variedades resistentes a los cambios climáticos comenzará a dar resultados en unos cuatro años y

"Si Colombia sigue a ese ritmo, renovando un poco más de 100.000 hectáreas anuales, pensamos que lograremos cambiar la estructura productiva del país y en cuatro años, más o menos, tendríamos el 90% de los cafetales de Colombia sembrados técnicamente en variedades regionales mejor adaptadas al cambio climático, al exceso de humedad", afirmó.

"Y eso seguramente es el secreto para que Colombia retome los volúmenes normales de su producción histórica, alrededor de 11 millones de sacos, e incluso llegue a tener una senda y un camino de mayor producción", precisó el dirigente cafetero.

"Colombia está lentamente recuperando sus niveles de producción históricos y en la medida que mejoren las condiciones climáticas y que se renueven los cafetales, que se crezcan las áreas (...) es donde encontramos las metas de crecimiento de producción, primero en la búsqueda de 14 millones, después seguramente en niveles de 17 millones de sacos". Luis Genaro Muñoz.

El país cuenta en la actualidad con 917.000 hectáreas cultivadas con café y busca incrementar el área a un millón de hectáreas en su propósito de alcanzar una producción anual de más de 17 millones de sacos, dependiendo de las condiciones del mercado.

Renovación y recuperación. Muñoz sostuvo que la meta de renovación para el 2012 es una cifra similar a la del año pasado y que las 70.000 hectáreas que se cambiaron en el 2009 entrarán lentamente a la producción este año. En la actualidad, unas 300.000 hectáreas que fueron renovadas en los últimos años se encuentran fuera de producción.

"Colombia está lentamente recuperando sus niveles de producción históricos y en la medida que mejoren las condiciones climáticas y que se renueven los cafetales, que se crezcan las áreas (...) es donde encontramos las metas de crecimiento de producción, primero en la búsqueda de 14 millones, después seguramente en niveles de 17 millones de sacos", explicó.

El dirigente de los productores de café se abstuvo de hacer un pronóstico de la producción que puede alcanzar Colombia en el 2012, pero admitió que seguirá dependiendo en gran medida del comportamiento del clima.

En los últimos meses del 2011, las principales regiones productoras de café de Colombia fueron afectadas por fuertes lluvias ocasionadas por el fenómeno de La Niña y las consecuencias se verán en el primer semestre de este año, de acuerdo con Muñoz.

El gerente de la federación, quien lleva 25 años vinculado al sector cafetero, aseguró que aunque la meta de Colombia es aumentar su producción y el área cultivada, lo hará dependiendo de las condiciones internacionales del mercado.

"Las metas se alcanzarán de la mano del mercado, lo que no vamos a crear es un exceso de producción para hacer inventarios inútiles en Colombia y atentar contra los precios internacionales", aclaró.

Muñoz dijo pese a las crisis económicas en Estados Unidos y Europa, los principales destinos de las exportaciones del café colombiano, el consumo en esas regiones no se ha reducido y por el contrario registró un aumento anual del 2%.

El dirigente reconoció que existen potenciales mercados en Asia y Rusia, pero sostuvo que los actuales niveles de producción de Colombia no permiten hacer exportaciones a gran nivel a esos destinos.

Muñoz reveló que el país cerró el 2011 con un nivel de infestación del hongo de la roya de un 12% y que la meta para este año es reducir la enfermedad a un dígito.

El gerente de la federación afirmó que Colombia se sostendrá en el mercado con un café suave de alta calidad y restó importancia a que el país sea superado en producción por naciones como Etiopia.

"Colombia recuperará sus volúmenes tradicionales y su puesto en la producción", concluyó.