Cartagena de Indias. Representantes del Instituto Colombiano Agropecuario (ICA) y del Servicio Agrícola y Ganadero (SAG) de Chile, se reunieron en la ciudad de Cartagena para definir una agenda que permitirá abrir el mercado a nuevos productos como frutas y carne bovina.

Durante el encuentro se plantearon varias posibilidades que se espera concretar en el corto plazo, entre las que se destaca el envío de papaya colombiana al mercado chileno, la compra de arándanos por parte de Colombia, y el inicio de exportaciones de carne para el consumo de los chilenos, aprovechando el estatus de país libre de fiebre aftosa con vacunación que ostenta actualmente el territorio colombiano, consignó en un comunicado el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural de Colombia.

En lo que respecta a papaya fresca que se produce en ese país, se logró acordar un plan de trabajo para exportar el producto a Chile, y lo propio se espera en lo que atañe a melón y uchuva, ya que se acordó llevar a cabo las respectivas visitas del SAG hacia la última semana de octubre.

Igualmente, Colombia presentará una nueva propuesta de mitigación de los riesgos identificados para la exportación de aguacate, en asocio con el sector privado y con el apoyo de la Asociación Hortifrutícola de Colombia (Asohofrucol) y Proexport, ya que Chile es un gran consumidor de este producto, donde se conoce como palta.

Por su parte, el ICA se comprometió a analizar la información correspondiente al posible ingreso de arándanos chilenos a nuestro mercado, proceso que, de cumplirse la agenda prevista en tal sentido, arrancaría a partir del próximo mes de diciembre. Con Chile también se acordaron los requisitos para la importación de semilla de habichuela.

Carne. Otro tema que ocupó la mesa de negociación bilateral giró en torno a la carne bovina, y el posible inicio de exportaciones de la misma a Chile, donde 50% de la que se consume proviene de las importaciones que realiza principalmente de sus vecinos Brasil y Argentina.

Sobre este aspecto el SAG realizará una visita a nuestro país en noviembre, con el fin de verificar la ampliación de la zona que fue reconocida como libre de fiebre aftosa con vacunación por parte de la Organización Mundial de Salud Animal (OIE, por su sigla en inglés).

La ampliación de la zona inicialmente aprobada por el SAG es necesaria para que el Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos (Invima) pueda presentar nuevas plantas de sacrificio y procesamiento de carne.

Como parte de este proceso desde hace más de dos años el SAG ha venido efectuando visitas de inspección a las plantas de sacrificio y procesamiento, para su aprobación Chile ofreció cooperación técnica para apoyar al Invima en la solución de las observaciones realizadas en las mencionadas auditorías.

Por último, las dos entidades se comprometieron a fortalecer el intercambio de experiencias y conocimientos con respecto a la aplicación de Buenas Prácticas Agrícolas, procesos de inspección en origen y en puertos, diagnóstico rápido y temas regulatorios.